Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Las últimas hojas del almanaque

Es una lástima que el Parque Nacional del Volcán Poás cierre a las 3:30. En estos días de verano ventoso, el atardecer, desde el volcán, debe ser algo impresionante. Sobre todo si tiene uno esa suerte mítica de un día despejado. Dicen los que lo han visto, que se ven ambas costas. Se verá así, simultáneamente, del Atlántico iluminándose de estrellas y el Pacífico incendíandose de atardeceres? Nosotros llegamos a las 3:22. Así que nos devolvimos antes de que nos devolvieran en la boletería.

En realidad íbamos para Chubascos. Pero en el primer intento, estaban llenos y nos mandaron a darnos una vueltita. Aprovechamos para el intento fallido de llegar al volcán, comprar queso palmito, horrorizarnos ante las cicartices, todavía evidentes y dolorosas del terremoto de Cinchona y llenarnos de vergüenza ajena, en uno de los negocios donde no se ha bajado uno del carro, cuando le estpan metiendo a uno como una chupeta, una fresa enorme en la boca, le sirven tres tipos de vinos para que los “deguste” y antes de que uno logre cruzar la puerta del chinchorro, le han ofrecido abrirle cualquier producto si uno los quiere probar. La forma de quitárselos de encima es que aparezca otro carro con víctimas o preguntar que cómo putas hace uno para pagar. Mis bizcochos estaban añejos.

En Chubascos comimos como pocas veces comemos en un restaurante. Nos antojamos de todo y aun así quedaron pendientes antojos para la próxima vez, como la sopa de tomate y chile dulce, el flan o el arroz con leche. Los platos son super generosos y aun alguien tan melindres como yo para comer, le entra con gusto a todo. Pedimos los patacones rellenos- muy originales y sabrosos-, choricitos con salsa de mango, un poco picantes pero muy buenos; empanadas de plátano maduro, mis favoritas, que las sirven con un poquito de natilla y mucha canela. De plato fuerte, yo quise una tortilla aliñada de morirse, que no me cupe y me traje bien empacada y me sirvió de desayuno tres días más. Marcelo se pidió un gallo de no sé qué, que eran como seis en uno. Y luego, porque a él le cabía, un postre, con porción también enorme.  Los precios, muy cómodos.Mi única queja: como llegamos entrada ya la tarde, no habían fresas para el batido.

Visitamos las cabinas y de verdad que estpan muy lindas y cómodas. De metiche, me puse a opinar que sería lindo contar como con un menú de actividades para la zona, digo, para aquellos huéspedes que quieren un poco de actividad física. Aunque la verdad, si uno solo va a descansar, la ubicación es perfecta.

Me encontré a una compañera del colegio que no veo hace 20 años, los mismos que llevo de haber salido de ahí. Ella me reconoce y como se da cuenta de que la saludo como a uno de mis contaditos fans, me dice mi nombre y entonces me doy cuenta de a quién estoy saludando, pero no logro acordarme si se graduó con nosotros o engrosó la lista de egrechados, que para cuando nos graduamos era de más de 80 personas. Me pregunto si yo me veo igual que en el Colegio o si ya me está empezando a fallar la memoria. Vengo sospechando que se me está llenando el disco duro.

De regreso, en un San José surrealista, las calles principales que llevan al este de San José estaban bloquedas y el público del tope se distribuía como hormiguitas borrachas vestidos, según ellos, de cowboys, con botas, camisas de cuadros y sombreros vaqueros. En la oscuridad y entre los tráficos que se capeaban madrazos de repente aparecía un caballo, jineteado por otro borracho que solo por andar con un número del tope se creía con derecho de paso.

Si la Biblia se escribiera de nuevo en esta época, Sodoma y Gomorra se vería igual que Zapote, pobladas por todos los borrachos del tope, además de todo el resto.

Google+TwitterPinterestFacebook

6 gotas de lluvia en “Las últimas hojas del almanaque”

  1. beto dice:

    Qué lindo, otra fan de Chubascos. Poco a poco vamos engrosando el club.

    Hace unas semanas fuimos por primera vez. No le quito ni pongo nada a tus impresiones. Bueno, sí – la comida en Chubascos sabe -no sé si me explico- a “comida de casa”. Pero no a la de nuestras casas citadinas, utilitarias y enajenadas, sino a las de los abuelos, de fogón, comal y cariño. Bonito. Yo sí pude probar el batido de fresas que es de muerte lenta, y el café en esas alturas me supo igual a gloria. Es obligación volver.

    Y de una vez y aunque suene horriblemente cursi y trillado: Feliz año nuevo Ale 🙂

  2. Ameyal dice:

    Chubascos es un lugar especial, definitivamente. Hay algo que, como dice Beto, la acerca a las casas de los abuelos y sus comidas condimentadas con cariño.

    Hace un año, el 31 de diciembre, amanecí con ganas de ir por la ruta de Vara Blanca. Anduve por allá, hasta la fábrica de El Ángel, estuve en la catarata de La Paz, metida en la cuevita que se formaba detrás de la caída de agua, paré a tomar fotos a unos metros de la Soda La Estrella y me dio pereza que siguiéramos hasta San Miguel… a pesar de que sabía que nunca había podido fotografiar el río en el puente de El Ángel. Una semana después, todo había cambiado en esa ruta y los lugares en los que estuvimos no existían como los conocieron ese día mis hijos.

    La vida es el aquí y el ahora. Y esos paseos vespertinos con deliciosas comidas, por sencillos que parezcan, se quedan en la memoria como una Polaroid.

    Que podás arrancar con satisfacción, las dos últimas hojas de este calendario.

  3. solentiname dice:

    Beto: En efecto, la comida sabe a eso que sabe cuando uno tiene un amigo o amiga que cocina delicioso pero no comercial. Que uno se chupa los dedos con comida tradicional, no con cosas raras. Esas frases cursis y trilladas me encantan. Feliz año para vos también!

    Ameyal: La zona es también una de mis favoritas, todos los lugares que mencionás. Era mi tour oficial para amigos, clientes de afuera, etc: las cataratas, el volcán, parar a comprar queso, ir a comer… Marcelo me decía que el Poás es el responsable de más del 50% de los ingresos por Parques Nacionales. Siendo una zona tan importante para el turismo, debería darle vergüenza al Gobierno el abandono en que quedó la zona con el terremoto. Como decía, aun se ven esas cicatrices pero también ves el empuje de la gente que se ha vuelto a levantar.

  4. tetrabrik dice:

    feliz todo. salú

  5. Terox dice:

    Soloma y Gomorra en Zapote? Opinión bastante sospechosa, ya que coincide con Yaks Sagot…

  6. solentiname dice:

    Nop. No soy Yaks Sagot. 😉

Y vos, ¿qué pensás?