Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

 

octubre 14, 2020

It’s a heart ache

Pato ve cómo comienzo a llorar desconsolada y le dice a Marce:

“Creo que se le rompió el corazón”

Hoy hablaba con su Nonna por teléfono y le dijo:

“Nonna, te quiero mucho. Ojalá se vaya pronto el coronavirus. Quisiera volver a verte pronto”

Google+TwitterPinterestFacebook

octubre 10, 2020

Actos de odio, actos de amor.

1972

Era junio. Yo no sé todavía si en junio llueve o no. Si hace calor o más bien frío o si era diferente en esos años. Era junio y en ese hospital se dice que en las noches los fantasmas recorren los pasillos con mosaicos de más de cien años.

Era junio y mi mamá llevaba quince días internada, esperando mi parto, que se tardaba. Iba a ser 14 y yo tendría que haber nacido para finales de mayo. Sin ultrasonidos,  lo único que le recetaban los médicos era caminar por los mismos pasillos donde asustan, con una panza enorme que le pesaba. Y le dolía. Llevaba quince días con dolores de parto. Estaba sufriendo.

Quince días sola. Mi abuela materna y sus hermanas no le hablaban desde que se había ido de la casa. Y sabían del embarazo, del parto y del internamiento, porque una de sus hermanas, mi tía, trabajaba en el mismo hospital, en el piso de abajo y trabajó ahí hasta pensionarse. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

septiembre 26, 2020

Aguas rojas

Era una piscina corta, bajo techo. La luz se veía roja. El agua también.  Frankk nos iba llamando uno por uno. Yo tenía que nadar el 100 libre, pero no sabía exactamente cuándo y por alguna razón yo parecía estarme saliendo a cada rato del área de la piscina y regresando.

Finalmente era mi turno. Y no encontraba mi gorra y estaba muy nerviosa pero no podía decir que no lo iba a nadar. Desde la banqueta, veía espuma en al agua. Muchísima y no podía dejar de pensar en eso.

Entraba al agua y casi de inmediato sentía que estaba tiesa, que no iba a poder, que jamás lograría mis tiempos.  Y empezaba a bracear como a través de concreto. El gua se ponía cada vez más picada, más llena de espuma, más gruesa, más alta, más espesa, hasta que al llegar a la orilla de los 25 o de los 50 metros, paraba con un ataque de pánico. No lograba completar la prueba y me tenía que salir.

Luego no encontraba mi ropa, ni mi bulto, ni mi parca y la buscaba por todas partes, entre las cosas perdidas, entre la de los demás pero no aparecía. Y por andarla buscando, no tenía nadie que me llevara a donde quiera que fuese que nos estábamos hospedando.

Ya no sueño que me anulan la matrícula o que no sé cuál es mi horario. Sueño con esas casas y edificios donde viví tanto miedo, pero ya soy adulta y está Pato y me preocupa más ponerle atención a sus enreditos que a los fantasmas que viven ahí. Ahora mi ansiedad ataca lo que me gusta.

Hay medicinas para dormir pero ninguna para eliminar las pesadillas.

 

Google+TwitterPinterestFacebook

septiembre 11, 2020

11 de setiembre

Creyeron que apagaban la chispa y encendieron praderas.

Que el Chicho sepa que su certeza de la semilla sembrada crece fuerte en los hijos y los nietos de su gente, que mantiene vivo su recuerdo, su esperanza, sus sueños, sus palabras y su ejemplo Imagen1

Que la vida me dio el privilegio de ser la mamá de un chileno. Y desde ya él sabe del médico de anteojos que quería que todos los niños conocieran el mar, tomaran un vaso de leche diario, tuvieran zapatos, libros, familia y futuro.

Google+TwitterPinterestFacebook

septiembre 9, 2020

Desnaturalización de una pesadilla

Esa casa está siempre en mis pesadillas, con sus tres pisos y sus alfombras rojas muy gruesas. El frío artificial del aire acondicionado. El ronrroneo de los aparatos. El olor a otro país.

La soñé el otro día. Pero estaba vacía. La recorría con mi mamá y mis hermanos y les decía: “Aquí era donde dormía con mi prima, eran dos camas como de princesa, con techito. En este cuarto había una cama matrimonial redonda, donde se quedaba Mimí y a veces yo con ella.”   Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

septiembre 8, 2020

Volver a los 17

Esta era yo, a los 16 años, en Generales. Cuando creía que iba a estudiar Medicina y sin saber que iba a cromar durísimo en Química y en las mates. Pero cuando me tomaron esa foto aun no sabía. Llevo el pelo colocho de un permanente que me lo quemó justo antes de graduarme del colegio. El daño fue tan brutal que mi pelo negro quedó color cobre y el colocho, cerrado, como el alma de un lapicero, con textura de alambrina. Y la pava que usé desde los 3 años.-

La camisa blanca, de manga corta, con cabezas de flecha grises. Y hombreras enormes que pasaba de camisa a camisa. Creo que era de Quique. O tal vez de Apropó. Cómo me gustaba la ropa de Apropó. Toda. O tal vez la había comprado en enero en San Andrés, en una tienda de ID#. Por ahí tengo una foto al frente de ese logo. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

julio 26, 2020

Gran acumulado: 14 600 casos confirmados, 104 muertos

No es una guerra. No. Por dicha no es una guerra. Entonces, ¿porqué paso pensando en todo lo que se parece a una guerra?

Al inicio, como en las guerras, la gente ofreciéndose como voluntario, el país preparándose, todos dispuestos a encerrarse- un par de semanas, nada más- el orgullo nacional de la producción de alcohol en gel y de la Caja trayendo de China aviones de insumos. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

julio 12, 2020

Sole se estrena en la justicia virtual

Que confirme si estaría dispuesta a una audiencia virtual. M’extraña!. No me voy a ir a meter al Juzgado de un cantón naranja si puedo evitarlo. Menos con dos testigos, un juez, la contraparte y su abogado. Caretas y mascarillas, sin certeza de si será un lugar con ventilación natural y suficientes distancias. Además,  es una experiencia nueva que mi privilegiado aburrimiento necesita. Claro que me apunto– respondo en términos legales.

Pero no fue tan fácil. Podía ver el expediente en línea, pero al tratar de subir el archivo me decía que no existía. Llamé al Juzgado y me dijeron que ellos no podían hacer nada. Lo coordiné con mensajería y el mensajero se topó el juzgado cerrado. Hubo que mandarlo como antes del 2000. Por fax, como los animales.

Luego, las condiciones. El fondo tiene que ser de color claro, no puede ser generado por la computadora, en un lugar cerrado, sin ruido, interrupciones y con excelente conexión. A ver, eso es un requisito que se le ocurrió a alguien que tiene una casa enorme, con un cuarto dedicado solamente a oficina, con una pared que cumple con lo requisitos y línea dedicada del ICE. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

mayo 31, 2020

Thomas Sankara

Ningún altar, ninguna creencia, ningún libro sagrado ha logrado nunca reconciliar a los ricos y a los pobres, al explotador y al explotado. Y si el mismo Jesús tuvo que tomar el látigo y sacarlos a la fuerza del templo , es evidente que es porque ese es el único idioma que entienden

ThomasSankara-1

Google+TwitterPinterestFacebook

mayo 29, 2020

77

Me desperté con un peso en el corazón. Me fui a nadar, extrañada, angustiada.

Llegando a la piscina empezó a sonar en la radio Air Supply:

Hold me in your arms for just another day

I promise this one will go slow… Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook