Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

 

septiembre 15, 2016

Momentos

Cuando se casaron, llegaron tarde los dos, con el pelo mojado, sin maquillarse ella. Sin peinarse él. Venían de un día de trabajo comunitario, de quitar miguelitos de las calles para que no se reventaran las llantas de los camiones que seguían repartiendo comida a todo el país a pesar de las huelgas del patrono.
Cuando fue 11 de setiembre, lo pasaron abrazados en el apartamento a tres cuadras de La Moneda, oyendo las bombas caer. Ella pensando en el auto que dejó en el parqueo del sótano del edificio bombardeado. El, en cómo llegar hasta su mamá y su hermano apenas se aclarara el humo.

Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

septiembre 11, 2016

11 de setiembre

Google+TwitterPinterestFacebook

septiembre 4, 2016

Día 94

Hoy vaciamos el cuarto que será para vos. Y mi closet. Salieron muchas bolsas de cosas y mucha basura. A veces siento que la casa está girando, preparándose para recibirte a vos. Y aun quedan muchas cosas más por hacer.

Vino tu abuela, que no resiste la oportunidad de revisar entre las cosas que salen a ver qué se deja, qué vende o a quién le da qué.

Se me ocurrió cuando la vi llegar. Sin decirle, la hice seguirme a tu cuarto y ahí, frente a la foto de mi papá, le dije: Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

septiembre 2, 2016

Día 92- Te voy a cambiar el nombre

Tal vez porque las letras siempre han estado ahí para mí, porque me han aceptado y escondido, porque me han dado alas, porque a veces me siento mejor escribiendo que hablando, creo en el poder de las palabras y en la realidad que ellas, solitas, logran crear. Creo que los nombres tienen fuerza y tienen identidad. Quisiera que nuestro hijo llevara un nombre que nosotros elegimos para él o para ella.

Mi madrina se llamaba Marta. Martita. Tía Marta para mí. Y su mamá, que fue una abuela afectiva, Mami Florita, bajita y blanca, con ojos celestes y líquidos. Mami Florita adoptó a la hija de su empleada doméstica y la crió como suya. Ella se llama Rocío, y es la madrina de mi hermana que se llama igual. Sale en muchas de mis fotos de bebé. Dormía con ella cuando me quedaba a dormir en esa casa. Tenía la mejor colección de todas de revistas de Archie y del Pato Donald.  Rocío nunca supo que era adoptada y que la empleada era su mamá biológica. Cuando se enteró, se puso furiosa y quiso cambiarse el nombre a Daniela. De hecho, muchos de sus amigos le dicen así y lo tiene como un conocido como en la cédula. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

agosto 19, 2016

Día 78

¡Somos elegibles!

Google+TwitterPinterestFacebook

agosto 15, 2016

Día 74

Tu abuela me deja pensando y siempre, un poco triste. Por eso evito verla con frecuencia. No somos ni hemos sido nunca cercanas. Verla me deja emocionalmente agotada.

Hoy es el día de la madre y me pregunto si será el último que no celebro. Si la mujer que te parió piensa en vos. Si vos te acordás de ella, si sentís su ausencia, si querés a quien te cuida como si te hubiera parido. Si me vas a decir a mí mamá alegremente, confiado, contento, sin estos remolinos confusos míos.  Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

julio 27, 2016

Día 58

Hoy le tocaba ir a papá, pero fui yo. Después de nadar, en pantalones de flores y camiseta sin mangas, negra como una tinaja y el pelo empapado. Fue corta la visita. Creo que están un poco cansados de vernos llegar a preguntar. Me imagino que me ven con esa lástima tan burocrática. Que a finales de agosto nos dicen. Que no hace falta que estemos yendo. Pero que no hay problema si seguimos yendo. Pero que ellos notifican por correo. Quisiera creer que vas a estar aquí para Navidad. Pero no quiero ilusionarme.

Google+TwitterPinterestFacebook

julio 11, 2016

Día 43

Tenemos un sistema de verificación del empollamiento del huevo. Una semana va papá, la otra voy yo. Hoy me dijeron que a finales de agosto viene la nueva notificación. Así que hay que esperar. Un poco más.

Mientras esperaba, me imaginé que la persona a cargo salía de su oficina para decirme que todo estaba listo, así, de repente y de sorpresa. Pero no.

También escuché una historia triste de una familia a la que le acababan de dar un bebé y el papá fue diagnosticado con cáncer terminal. Les quitaron al chiquito.

Ir a ese lugar siempre me produce sentimientos encontrados, la sensación de que me están juzgando, de que ellos están amargados y no tienen empatía por la gente que espera, la sensación de burocracia. Y a la vez, una secreta alegría.

Mientras cruzaba la calle me pregunté si ya habrías nacido. Dónde estarías.

Google+TwitterPinterestFacebook

junio 28, 2016

Día 22

Hoy hice un escrito para nosotros y para vos. Cuando lo recogía de la impresora, tuve la certeza en el corazón de que estás en algún lado, esperándonos. Y abracé el papelito.

Google+TwitterPinterestFacebook

junio 11, 2016

“Restricted access”, my ass

Reporto desde el privilegio ajeno: Un socio del Patán tiene apartamento en uno de estos resorts guanacastecos y en un ataque de generosidad casi nunca visto, me lo prestó y acepté después como de 3 años del ofrecimiento

Yo pensaba que las casas de playa eran aquellas que se hacían con acabados muy básicos, se amueblaban con lo que sobraba y todos dormían en colchoneta, con el ventilador a toda chancleta. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook