Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Síndrome de la luciérnana

“Martin Wolf, ingenioso “bloguista” del Financial Times , lo describió así: el Gobierno es una pitón que se tragó un hipopótamo; reventará en mil pedazos. Si yo estuviera en las piyamas de Obama y recayera en mí su enorme responsabilidad, estaría horrorizado, como una luciérnaga en verano (con el culito en conmoción intermitente…).”

El resaltado no corresponde al original. Lo tomé de aquí porque me gustó lo de la luciérnana, aunque la columna es sobre Obama y sus medidas económicas.  Y además yo creo que se dice bloguero. No bloguista. Y no leo el Financial Times. Y me gustan las luciérnagas y no entiendo porqué tendrían miedo en verano.

Google+TwitterPinterestFacebook

3 gotas de lluvia en “Síndrome de la luciérnana”

  1. Alicia dice:

    Yo creo que el “bloguista” en cuestión proyecta todos sus temores y sus cobardías en una visión incontrolable de la Naturaleza y luego en la luciérnaga, y luego en Obama (es decir, la cuestión sería si el del culito intermitente no es más bien él). Otros veríamos en las luciérnagas hermosos puntitos de luz que hacen más llevaderos el temor a las horas de oscuridad.

  2. Dean CóRnito dice:

    Me gusta más la versión de Alicia, poética y esperanzadora. Pero he de confesar que yo si ando como la luciérnaga, con el culito en conmoción intermitente, porque un día parece que el mundo se acaba el 11 de noviembre del 2009, y al siguiente parece que el 2010 será el de al recuperación…. Como la mayoría de los economistas que se atreven a hacer predicciones idiotas sobre la crisis, yo tampoco entiendo lo que está pasando.

  3. solentiname dice:

    Alicia: exacto. Las luciérnagas son mágicas. Estoy convencida.

    Dean: a mí me preocupa tanto el desgaste que nos genera toda esta incertidumbre… peor ver a los que se suponen que saben, dudando. Para uno que ve desde la barrera, qué le queda?

Y vos, ¿qué pensás?