Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Back to basics

A pesar de que estamos tan tecnologizados que ya nadie se acuerda que somos mamíferos y la palabra mono se usa a veces como un insulto, lo cierto es que el alboroto que hace tanto chunche que andamos encima a veces nos impide darnos cuenta cuánto dependemos todavía de las cosas más básicas.

Creo que nunca, en m vida, he estado tan conectada e informada de cuanta mierda existe como ahora. Y cada día es peor. Tengo correo personal y del brete, al menos 4 cuentas que recuerdo me permiten chatear, facebook (que sigo sin entenderlo), blog, igoogle, skype, teléfono y acceso a internet en mi casa, en mi oficina y un celular que aunque es antidiluviano (no es inteligente ni tiene teclado de letras), funciona como un teléfono público o un bíper.

Un entusiasta de la tecnología me mandaría un sms diciéndome que si no me emocionan todas las opciones que tengo para comunicarme con todos. Pero yo soy de esos pesimistas que opinan que todo este chunchero solamente lo hace sentirse a uno más solo, pero se le olvida cuando tiene 43 correos por contestar, páginas web que actualizar, amigos en facebook que samulear… o sea, uno evade la responsabilidad propia de hacerse una vida entreteniéndose con la vida de otros. En mi humilde opinión, que no tiene porqué ser una verdad incontrovertible. Y en todo caso, reconozco que existen excepciones.

Pero entonces pasan cosas como un terremoto, y yo, que les tengo pánico, me siento terriblemente acompañada con solo tomar de la mano a un amigo y los videos muestran perfectos extraños que se abrazan. O de repente estoy enferma con algo que duele en puta y lo que extraño de Mimí, sobre todo, es como me acariciaba la cabeza o cómo me abrazaba. Se muere el papá de alguien que ha sido clave en mi vida y yo sé que no tengo que decirle nada. Cuando lo veo en la funeraria lo abrazo y lo abrazo fuerte. Los dos sabemos y por eso se nos llenan los ojos de lágrimas. Cuando murió Mimí, el me dio el abrazo que me permitió dormir esa noche y durante los 15 días que siguieron, entró a mi oficina todos los días a revolverme el pelo como si yo tuviera 4 años y no los 21 que tenía entonces. Alguien te sostiene la mano mientras te sacan sangre, mientras parís un hijo, mientras recibís una mala noticia. Uno no deja que lo toque, por ningún lado, alguien que lo lastima de cualquier forma.  Mucha gente habla de la “vibra” que le da alguien, de lo que le transmite al tocarlo.

Algo mágico tiene algo tan básico como tocar a otra persona, darle un abrazo, tomarle la mano. Por algo los abrazos no pasan de moda, auque no nos demos permiso. No es vano los dermatólogos insisten en que la piel es el órgano del cariño, y los psicólogos insisten en la necesidad de tocar para que uno sienta- no solo sepa- que lo están queriendo.

Es contacto con otro ser humano como uno. Y no funciona con intermediarios, como el teclado.

Google+TwitterPinterestFacebook

3 gotas de lluvia en “Back to basics”

  1. Sirena dice:

    buuuuuuuuuuuuhhhhhhhhhhhhhh

  2. Alicia dice:

    Será por eso que últimamente evado todas mis “obligaciones” virtuales y cada vez que reviso hay muchos correos y páginas sin revisar, pero me quedo igual con las cosas que se pueden tocar y que hacen la vida desde adentro.

  3. solentiname dice:

    Sirena: lo siento! es como sustituir arroz blanco por integral. No es lo mismo. Aunque sí les reconozco a los medios electrónicos que al menos nos hacen sentir menos solos o menos lejos.

    Alicia: la gran ventaja es la de poder escoger. qué viva el derecho a la opción!

Y vos, ¿qué pensás?