Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Días como hoy

Empezaron con una escena sacada de una pesadilla, sin que me lo esperara del todo, en público, una amenaza clara y de repente me veo como testigo en un asunto del que la verdad, preferiría no saber nada. Del impacto, me siento en una banquita casi una hora y en mi pesimismo, me repito que esto es algo que tengo que enfrentar sola porque a nadie, excepto a mí, le importa. Nadie tiene porqué considerar cómo me siento, porque cada uno de los implicados tiene otros intereses donde yo solo soy un daño colateral. Y me siento en mi banquita y me aguanto las ganas de llorar y salir corriendo para algún lado.

Y luego, llego a mi oficina y hablo con el hombre que me dio mi primer trabajo, hace veinte años y a quien quiero como un papá postizo y me recuerda cómo cuando uno ha hecho lo correcto, tiene que pasar por estas incomodidades, pero con la frente en alto “De qué te sirve ser honesta y correcta si luego te quitás por miedo?”. Y almuerzo con Memo, mi amigo favorito para sobrellevar temblores y nos reímos juntos. Y en la tarde me voy temprano porque me siento como agotada por todo lo que me ha pasado en el día y sobre todo, por la pensadera. Y me voy a correr a la U y por primera vez logro dar una vuelta completa, al mismo paso sin parar y voy con dos amigos que son lo más cercano que tengo a una familia. Y sé que después está mi casa y estás vos y yo estoy sana y vos también y tenemos trabajo y ahorro y comida y sonrisas y entonces pienso que no estuvo tan mal el día, después de todo.

Google+TwitterPinterestFacebook

2 gotas de lluvia en “Días como hoy”

  1. Sirena dice:

    … es lo que yo digo… la casa (con todo lo que implica) es el refugio para protegernos del mundo feo de afuera… y si ya tenés eso, no hay que preocuparse mucho por algo más que conservarlo.

  2. Sirena dice:

    Antídoto: necesitamos que el título sea link a inicio… (bueno, al menos yo lo sugiero). Saludos.

Y vos, ¿qué pensás?