Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

La Sirenita- Otra crítica amateur de La Jirafa se fija

Tengo un amigo que es papá soltero y tiene dos hijas divinas, que a veces inventan invitarme a cosas y actividades y yo, que no puedo negarme al cariño de dos chiquitinas,  y soy así de pelotera con ellas, voy de bombeta.

Hoy fue uno de esos días y fuimos a ver La Sirenita, al Teatro Expressivo en Pinares. Procedo a comentar con detalle:

  • Buen toque eso de tener un set afuera para tomarse fotos. Lástima que casi lo destrozo cuando por payasear me metí dentro del set, me costó pararme y me lo llevé en banda.
  • No sé porqué pensé que era ballet. Es teatro de luz negra, que me pareció muy ingenioso. Por eso no dejan entrar a nadie una vez que empieza la obra. Todo un reto a la hora tica.
  • Yo y mi obsesión con la dicción: si bien hablaban de vos, el acento era neutro-latinoamericano-Nickelodeon, que explica porqué hoy los chiquitos hablan y suenan como programas de televisión. Además, cada frase llena de risitas que no tienen sentido. Sí, soy una necia. O una purista.
  • El cuento lo cuentan dos pececitos, marionetas sostenidas por actores vestidos de negro. Por los efectos, los colores de los peces son neón intenso y los hacen moverse mucho para dar la idea del mar. Lo mismo con otros personajes representados con rótulos y mucho ingenio, pero al salir, una de la chiquitinas y yo estábamos mareadas, como si hubiéramos visto 3 D.
  • Pasé casi toda la obra explicándole a la más chiquita qué estaba pasando, como esas mamás insoportables que no se callan en el cine
  • La forma en que incorporaron a la Bruja fue simplemente brillante, por lo sencillo y lo bien jalado. Igual con muchas otras escenas que sorprenden por lo innovadoras. No cuento para no hacer spoilers.
  • Me sorprendió favorablemente que era la versión original del cuento, donde La Sirenita tiene que matar al Príncipe o convertirse en espuma de mar, donde cada paso le duele como caminar sobre cuchillos. Obvio, explicarle eso a una chiquita de 6 años tiene sus complicaciones.
  • A la vez, el que haya leído el cuento de Andersen- que no deben ser muchos- sabe que es profundamente triste. Vi a más de un adulto limpiarse las lágrimas disimuladamente.
  • Pero claro, por ser el cuento original, muy rápido se empezaron a escuchar comentarios de los chiquitines diciendo que así no es, que la Sirenita no tenía hermanas, que la Sirenita se casa con el príncipe, preguntando por Úrsula, Flounder y Sebastian.
  • La obra no dura mucho, creo que es menos de una hora. Supongo que es para que nadie se duerma, pongan atención y en todo caso, el cuento original es trágico y corto.
  • Los chistes, malísimos, hasta los que son para niños. Sería bueno incorporar eso que hacen las pelis animadas de adultos de meter chistes para papás en el diálogo.
  • El uso de pantallas y animaciones me gusto muchísimo.
  • Al final de la obra, se abre un espacio para preguntas de los pequeñitos. Como 3 preguntaron porqué la princesa no se casó con el príncipe. Otros querían saber cómo flotaba la sirenita y los peces en el escenario y les explicaron con infinita paciencia y un excelente manejo para mi gusto. También al final había sesión de fotos con la Sirenita.

Como salimos medios mareados y las chiquitinas un poco confundidas por el cambio de versión, aproveché para decirles que sí, que es un cuento tristísimo, porque no hay nada peor que sufrir tanto por alguien que no te quiere. Tuve que explicar qué significa sacrificio, amor correspondido y porqué al amor no debería ir de la mano con el dolor.

También les dije que las películas mienten, que no siempre la princesa se casa con el príncipe y son felices para siempre con muchos hijitos. Que a veces las princesas prefieren no casarse o tener hijos sin el príncipe o simplemente, son felices, pero por un rato. Que el cuento original es como la vida misma, donde a veces pasan cosas tristes y a veces cosas alegres. Que si estuviéramos felices todo el tiempo, no sabríamos qué significa la tristeza. Igual que si estuviéramos calientes todo el tiempo: no sabríamos qué es el frío.

No sé si me entendieron todo lo que les dije, pero tengo la secreta esperanza de que cuando sean grandes y pasen por ese primer amor no correspondido, prefieran volver al mar que anular su identidad (La Sirenita entrega su voz, que era lo que la distinguía)  por un par de tucas y sentir cuchillos atravesándoles los pies en cada paso.  O, peor aun, matarse por el dolor de un hombre que no las alza a ver. (En el cuento original, La Sirenita se lanza al mar para convertirse en espuma, es un claro acto suicida)

Además, para niños que han vivido en carne propia la masacre que suele ser un divorcio en nuestra sociedad, los conceptos de “Tu papá/tu mamá ya no me quiere”, la separación y sus dolores, la sensación de rechazo y abandono, lamentablemente pueden resultarles muy conocidos.

Definitivamente, hay un mercado enorme para papás divorciados con hijos pequeños y muy pocas opciones para ellos que no sean el cine. Ojalá alguien se de cuenta e iniciativas como esta se multipliquen. Muchos papás no saben qué hacer un fin de semana completo con sus hijos y llevarlos a una experiencia tan diferente como el teatro, meterles la curiosidad de escuchar las versiones originales no azucaradas por Disney de los cuentos y luego almorzar comentando lo que vieron, lo que entendieron y las lecciones de eso, bien podría ser un negociazo.

Con todo y todo, vayan a verla. Esta jirafa se las recomienda.

Google+TwitterPinterestFacebook

2 gotas de lluvia en “La Sirenita- Otra crítica amateur de La Jirafa se fija”

  1. Gabriela dice:

    Todos los cuentos de Andersen son tristes, trágicos. ¿Te imaginas un final más triste que el del soldadito de plomo? Creo que no lo pude leer más de una vez por la impresión que me dejó.
    El problema de las adaptaciones de Disney es que trastocan totalmente la versión original. ¿Hércules de lo más amigo de Hera, que en realidad lo odiaba con toda su alma y fue la causa de sus desdichas que terminaron condenándolo a los famosos doce trabajos? Es lo que tiene venir de un mundo donde todo es felicidad. No es vano su lema es “El lugar más feliz de la tierra”.
    Sobre el divorcio, invito a ti y a tus lectores a leer esto:
    https://escueladeedicionblog.wordpress.com/2016/03/21/me-pasa-con-marcela-2/

  2. solentiname dice:

    Es cierto que la mayoria de esos cuentos son terribles. Pero la vida también 🙁 Disney, al cubrir de azúcar todo, creo que hace un daño en las expectativas que te crean y que como vi ayer, quedan implantadas desde muy temprano-

    Gracias por ese texto. Super interesante!

Y vos, ¿qué pensás?