Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Las razones

Ella hacía todo. Trabajaba, corría, iba, venía.

Cocinaba, recogía, arreglaba, lavaba.

Mi padrastro se quedaba sentado. Nunca le ofreció ayuda.

Eso no la detuvo. Tampoco dijo nada. Ni un solo reclamo.

Apretó los dientes, cerró los ojos a todo y siguió, con más rabia.

Tal vez por eso los gritos, los golpes, las ausencias, los silencios.

Tal vez por eso terminó enojándose con la vida.

Tal vez sea hereditario

eso de resistir, de resentir, de rendirse y abandonarse.

Google+TwitterPinterestFacebook

6 gotas de lluvia en “Las razones”

  1. Sirena dice:

    Hmmm ¿qué ha pasado Sole? ¿Qué te parece resentir y decir en lugar de rendirse?

  2. Humo en tus ojos dice:

    nonono! esa parte no hay que heredarla si uno no quiere! Lo que hay que heredar son los huevos de las abuelas del norte!!!!
    De todo menos engrosar las filas abandónicas!!!

  3. tugocr dice:

    Este es como un paréntesis, me parece, para entender el porqué escribes así de ella.

  4. K@ren_cr dice:

    Definitivamente si hay algo que vemos y no nos gusta, no entendemos, no compartimos, debemos erradicarlo a como se pueda…

    No crees?

  5. julia dice:

    Si lo estás viendo tan claro, ya no es hereditario. Esa herencia se puede romper.

  6. Floriella dice:

    Coincido con Humo y con Julia, esa herencia no es obligatoria.

Y vos, ¿qué pensás?