Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

 

abril 4, 2020

416 casos, 11 recuperados

Ayer salí! Conocí el nuevo túnel de Zapote y me gustó ver cómo pasa la luz por la parte de arriba. Fui a San Sebastián a recoger mi silla nueva de oficina: es especial y medicada. Toda una operación logística, porque la tienda está cerrada y yo tenía que llamar al llegar y ellos salen a entregar la silla. Podían llevarla a la casa, pero me contaron que el día anterior habían vendido 130 y la podían entregar hasta el domingo. Pero mi espalda la necesitaba ya.

Luego al cajero al Fresh, a comprarme los jugos que me gustan y mis ensaladas- llevo muchos días sin querer comer vegetales. Ya ahí se notan los espacios vacíos de los productos más frescos, como las galletas, el pan, las cosas más ricas que siempre tienen en las mesas. Había poca gente. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

abril 3, 2020

396 casos

Ayer el día se me hizo eterno y lo fue. Tengo la espalda destrozada. Necesito un masaje o un relajante muscular atómico. No dejo de sentir envidia por los que tienen acceso privado a una piscina. Me hace mucha falta eso.

He notado que, aunque me pongo la misma cantidad de crema en la cara, no se absorbe. Ya no la ando tan seca, entonces seguro necesito mucho menos. Y aunque el estrés es enorme, tampoco lo siento, o no se me ve en la cara.

Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

abril 2, 2020

375 casos

Mantenemos el horario de natación, sin quererlo. Ayer Pato se despertó antes de las 3 y 30 de la madrugada. Claro, se había quedado dormido antes de las 6. Fue difícil que se volviera a dormir, pero lo logré cantándole Cama y Mesa, que es lo que usualmente le canto para dormir.

Yo no pude dormir más. Y aproveché entonces para trabajar en un recurso que se vencía ayer. Fue como en los días de los ataques de pánico más fuertes, buscando jurisprudencia, anotando, revisando sentencias. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

abril 1, 2020

347 casos

Parece que mi inconsciente está empeñado en revisar ese librito pequeño negro, en mi caso, lleno de tachones. En el sueño de anoche, aquel muchacho de tiempos de la Corte, que habla suavecito. Qué le vi, no tengo idea. Tal vez siempre fue la forma en que me trataba, la forma en que nos reíamos los dos, la forma en que nos entendíamos. Con el tiempo entendí que podía incluso ser alguien peligroso, por lo violento, pero conmigo nunca lo fue. Soñé que llegaba feliz a decirme que se había divorciado.  Y me desperté con ganas de llamarlo y volverlo a oír. Pero ya se me pasó. Tal vez le escriba y le cuente que me soñé con él. El sabe que es en serio y no una frase barata. A veces me pregunto si él es realmente la persona que yo pienso que es o si simplemente para mí es más seguro y más cómodo pensar eso.

Hace unas semanas lo vi, de casualidad, después de muchos años. No conocía a Pato y se sorprendió mucho de verlo. Me preguntó por él y le dije “Es el hombre que más me ha querido” y me vio a los ojos y me dijo con esa voz suave de él “Eso no es cierto” Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

marzo 31, 2020

330 casos, 3 recuperados

Me cae bien el dentista. Voy contenta. Salgo contenta. Ahora que no puedo ir a nadar puedo aprovechar para arreglarme la boca otra vez. Hasta le llevo recomendaciones de libros para él y canciones para la novia. Ayer hablamos de brujas y cosas raras. El también está preocupado por clientes y futuro, pero ahora que el otro dentista se retiró, mis amigos y yo necesitamos uno nuevo y este será mi recomendación para todos.

Vi poca gente en la calle, pocos carros. Pero la poca gente que vi, insiste en caminar en parejas. Quisiera abrir la ventana y gritarles que se separen, pero sé que es mi propia intolerancia. Hasta que vi la entrada a la clínica Clorito Picado y me asusté de la fila, de la cercanía entre la gente, de las caras de preocupación, de las mascarillas.

Ayer sentí que no quería trabajar. Tengo cosas que hacer y no me quejo, pero procastinaba, no quería entrarle a nada. De verdad estoy trabajando muchas horas y sentada. Extraño el tiempo de ir manejando, de hablar con otras personas. No me incomoda la soledad personal del encierro, porque estoy acostumbrada. Es quizás el tener que hacer una cosa sin la otra. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

marzo 30, 2020

314 casos

Todavía no me acostumbro al nuevo orden de las cosas. Algo tan simple como que Marce vaya a la feria, me pone tensa. Quisiera que fuese más temprano y cuando regresa diciendo que tal vez sea mejor buscar un proveedor a domicilio por la cantidad de gente que había, siento que muero un poquito.

Ayer traté de llenar el día con Pato. Lo bañé casi una hora, oyendo música los dos, tratando yo de poner de mi parte para jugar por enésima vez las mismas cosas. Esta vez, con el carrito de policía, le advertía a los otros juguetes los riesgos del virus y que tenían que ir a sus casas. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

marzo 29, 2020

295 casos, más gente hospitalizada

Otra vez al dentista. Parece que pasaré la cuarentena saliendo al dentista. Me duele aun, no el dolor que te obliga a ir, sino la maltratada. Esta vez le dije que tenía malos recuerdos de él, pero le dije que los relacionaba con Yvonne y aunque creo que él no entiende bien porqué y tampoco tiene porqué entenderlo, al menos a mí me hizo bien.

Luego al super, porque mi mamá necesitaba cosas. Igual que los demás, veo mucha gente en la calle, caminando juntos, haciendo mandados y me siento mal, me da miedo, me da cólera. Y yo soy una más de las que anda dando vueltas. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

marzo 28, 2020

263 contagios, 3 recuperados

He tenido que estar yendo al dentista. Por un lado, es bueno porque manejo, salgo de la casa, veo el sol. Además trabajo en mi terror al dentista. Y él ha resultado ser mejor que el anterior. Me llama la atención lo mucho que habla. Me cuenta cosas de la novia, de cómo se llevan, de las cosas que ve mal, de las amigas de ella. Parece una  buena persona. Pienso entonces en lo traidora que es la memoria. A él lo asocio con Yvonne y su maldad y su crueldad, pero es evidente que me equivoqué y la verdad, cuando pienso en esa época lo recuerdo sonriente, como ahora. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

marzo 27, 2020

231 casos, 1 más en la UCI

Antenoche me quedé dormida a las 7 y sin gotas ni nada seguí recto hasta el día siguiente. Quisiera decir que me sustentó, pero no. Paso todo el día cansada. Trabajo más desde la casa y eso está bien. Tengo trabajo, no me puedo quejar, pero a veces siento que no doy y aun falta. Cuando finalmente me levanto de la silla, estoy tiesa y contracturada-

Ayer sí vino Nora y eso nos ayuda muchísimo con Pato. Me importa muy poco que limpie y ordene, me interesa más que Pato pueda jugar durante el día, corretear dentro de la casa, tener alguien que lo atienda. Mientras trabajo, lo oigo cantando todo el día. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook

marzo 26, 2020

201 casos, 2 muertos, 8 más a punto de ser dados de alta

El dentista no fue tan malo. La memoria traiciona o almacena lo peor o lo mejor de las cosas. Es hablantín, dulce, simpático. Descubrí que es el mejor amigo de un primo segundo que nunca veo y ahora entendí porqué mi tío y su esposa iban ahí y porqué me llevaban a mí ahí.

No paró de hablar en todo el rato, de la desinfección, de lo que están viviendo otras personas con pequeños negocios, de la novia 20 años menor que él, de cómo si tiene material acumulado porque no están distribuyendo, de que quiere ir a nada con nosotros… Y no me hizo nada porque tengo una infección y de una vez me mandaron al tratamiento de nervio. Seguís leyendo?

Google+TwitterPinterestFacebook