Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Oscuridades

Los ataques de ansiedad son eso: hoyos negros, con fuerza de atracción que aparecen de repente y me jalan hacia ellos.

He estado teniendo pequeños ataques, de repente, sin motivo, sin aviso.
No tienen motivo consciente. Llegan, de repente, como un relámpago, a veces con el pensamiento intruso, a veces sin él.

A veces, por sadomasoquismo, soy cruel conmigo y no lo interrumpo.

Los he tenido dormida. Los reconozco cuando estoy soñando.

Me pregunto si el medicamento está fallando.

Pero creo que es más mi mente, preparándose para el regreso a la vida normal a partir del lunes.

Yo soy más fuerte que ellos. Y ahora tengo con qué defenderme.

Google+TwitterPinterestFacebook

Y vos, ¿qué pensás?