Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Volver al 89

Mi carnet de la U es 892473. Lo perdí desde el primer semestre, pero ese número nunca se me olvidará.

Hoy volví a ser esa Sole, de 16 años, empezando Generales, que se decepcionó/desesperó cuando entré a esa clase y estaba llena de mis compañeros del colegio, los mismos que me trataban como si fuera invisible.

Una muchacha rubia de ojos celestes me preguntó si quería ser parte del grupo de ella y tres desconocidos más. Por supuesto. A partir de ahí fuimos inseparables, hasta que ella se casó como 5 años después,

Salíamos todos los fines de semana, íbamos a la playa, a la casa de ella, a paseos, a conciertos. Le contaba de todas mis miserias, que eran muchas, porque era una época llena de oscuridad para mí.

Ella y su grupo de amigos, que se convirtieron también en los míos eran mi oxígeno.

Hoy nos juntamos de nuevo. Ha pasado una vida entera. Yo no quería ir. Tenía miedo de lo que me podía encontrar.

Encontré a la misma que era. Y fue como antes. Y nos reímos y lloramos y nos pusimos al día.

Volvimos a los 17. Después de vivir un siglo.

Google+TwitterPinterestFacebook

Una gota de lluvia en “Volver al 89”

  1. Eduardo dice:

    KIM?

Y vos, ¿qué pensás?