Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

To haunt

No encuentro la traducción adecuada. No hay un verbo en español que transmita esa sensación de melancolía, de estar siempre al lado tuyo, del auuuuu lastimero en las noches y en las pesadillas, del peso de eternidad, de imposibilidad de resolución que lleva algo que haunts you. Que está presente sutilmente, que te deja llevar tu vida, que no te quita la concentración en otras cosas, pero tampoco se va. Que ni vos ni eso saben cómo resolverlo. Eso solo sabe que tiene que estar ahí con vos, hasta que vos encontrés cómo permitirle finalmente irse al otro plano. Pero como vos no le prestás atención, o toda la atención, ahí se queda, en esa mente que está embrujada como la casa antigua y abandonada.  Yo soy el sujeto pasivo en este verbo.

No puedo decir algo que me atormenta, porque atormentar implica acción, movimiento violento, agua torrencial, luz repentina, viento, la urgente necesidad de sobrevivir y a la vez, la certeza de una duración corta. La tormenta te obliga a enfrentarla y a protegerte y luego se disipa.

Tampoco que algo me asusta. Un susto es una sorpresa, es momentánea, me roba la respiración, el habla, pero luego todo se reestablece porque sé que no existe. No tiene esa permanencia del to haunt.

Cuando algo me atormenta o me asusta, yo soy el sujeto activo. Es intrínseco y además, reflexivo.

Y cómo digo entonces, cómo hablo de eso? It does haunt me

Google+TwitterPinterestFacebook

Una gota de lluvia en “To haunt”

  1. Eduardo dice:

    Hace unos días me dieron la frase exacta para eso: ando con “un sin vivir”

Y vos, ¿qué pensás?