Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Die kleine Rauper die niemals ein Schmetterling wird

Hoy Marce me contó de cómo no se sabe realmente como pasa una oruga a ser mariposa. Han abierto el capullo a las 24 hrs de ser capullo y ya no hay oruga y no se sabe porqué. Hay una “baba” que tiene pedacitos minúsculos de lo que serán las partes de la mariposa, una que será sus alas, otra su cuerpo, otra sus antenas, otra su lengua larguísima que se enrolla.
La oruga es como la bolsa de esa baba y esas partículas pero a la vez camina, come, crece, engorda, se comporta como un insecto.
Lo que más me sorprende es que han condicionado a una oruga, exponiéndola a un olor y electrocutándola  inmediatamente- lastimándola- hasta que la oruga siente el olor y huye. Cuando se convierte en mariposa, cuando se expone a ese olor, huye.
La memoria del trauma y su mecanismo de herencia. Aunque la oruga no es la mariposa. Ni la mariposa es la oruga
Google+TwitterPinterestFacebook

Y vos, ¿qué pensás?