Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Cotidianeidad

El milagro diario de oírte decirme “mamá”

Google+TwitterPinterestFacebook

Y vos, ¿qué pensás?