Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Carta abierta a Carlos Alvarado

Charlie, Titi: don’t push it.

Te hablo así, con confianza, como si te conociera porque en cierta forma te conozco. Estuvimos en el mismo colegio o como decimos los ex alumnos cuando hablamos de otro de nosotros “Es del cole”. Y eso, así cortito, lo dice todo.

Yo no sé si los comunistas de verdad lavan cerebros, pero sí sé y me consta, que los capitalistas lo hacen muy bien. Ese cole, Charlie, nos marca. Ese cole nos hace sentir en confianza, con gente como uno, cuando se topa con un ex alumno. Yo tengo claro y creo que vos también, que no existe la ideología de género. Pero ese cole funciona con una ideología de clase que se mantiene aunque hayan pasado 20 años, como en tu caso. O 30, como en el mío.  Todos lo tenemos claro.

Pero no te escribo para hablar de tiempos idos de uniformes franciscanos grises con azul y mañanas frías de Moravia. Te escribo porque estás en este enredo de ser presidente y yo voté por Liberación en primera ronda, como lo vengo haciendo desde que tengo 18 años, excepto cuando Johnny que preferí anular el voto y no fui a votar en la segunda ronda o lo anulé, ya no me acuerdo. O sea, que yo no soy parte del millón trescientos de capital político que había hace cuatro años.

Y soy liberacionista desde los 14. Me convencieron en el cole, el mejor profe que he tenido de Estudios Sociales, que ahora es cura y sigo pensando que don Pepe fue de lo mejor que le pudo pasar a este país. Fijate.

Como liberacionista, Charlie, te puedo decir que ya ha ido pasando el pichazo. Ya el 4 de febrero es un mal recuerdo. Ya empieza uno a pensar cómo tragarse el orgullo verdiblanco o qué hacer para el domingo de resurrección.

Y como la vida sigue, uno aprovecha y vacila. Yo, por ejemplo, aun no puedo creer que Fauricio sea candidato, como si no fuera un riesgo real que sea presidente. Sin hacer acto de contricción, porque no me arrepiento, he criticado su carencia de ideas, de capacidad de hilar un pensamiento, de plantearlo o de plasmarlo sin usar una respuesta tuya de base. Me enfureció la infancia de su esposa, porque creo que ningún niño en Costa Rica tiene que pasar por eso, pero más cólera me dio cuando la vi diciendo que el cáncer de mama se cura orando y poniendo manos y hablando en lenguas inventadas, porque no es asunto tuyo, pero tuve ese cáncer y es el cáncer que más nos mata. Le he ofrecido a Fauricio el slogan ganador de “Soy tan homofóbico que no puedo ni tocarme”, porque su homofobia me resulta incomprensible y repugnante, igual que su rechazo a la ciencia y la forma en la que usan el mensaje de Jesús en las partes que le sirven y para jugar  y lucrar con la fe de la gente.  Me pudre eso de que ahora pide perdón “si a alguien he ofendido”. Para la gente como Fauricio, ni perdón ni olvido. He sido incisiva y filosa, sin medirme. Sabés porqué? Claro que sabés porqué: el cole nos deja con todo el potencial para ser comemierdas. A veces uno lo usa, a veces no. El mío está desatado con todo esto.

Además, no puedo con la ignorancia de Fauricio y de su gente, en cosas básicas como no entender cómo funciona la Corte Interamericana de Derechos Humanos o los derechos humanos en general, la regulación local en temas de discriminación o mínimo, lo que hace el Inamu y lo que hace el PANI. Que por cierto, el que toque el PANI se compra un problema, porque lo que es con el PANI es conmigo. Otro día te explico.

Pero disgrego. Charlie, hay muchos liberacionistas de a pie, como yo, que estamos aun tragando grueso pensando cómo vamos a hacer para votar por vos o por el PAC el 1 de abril. Y no es fácil, creeme. Se pone peor cuando la gente PAC te dice cosas como que TENES que hacerlo, porque la otra opción es peor. Newsflash: Yo ya sé que la otra opción es peor en cualquier escenario.

Se pone peor cuando siguen hablando mierda de los liberacionistas, tratándonos de corruptos para arriba o nos hablan con condescendencia. Y se pone horrible cuando se burlan y te dicen que ahora no queda de otra, porque si no, es aceptar que estás del lado del fundamentalismo. Imaginate lo que siente uno, comemierda en potencia, bilingüe, sanpedreña, UCR e intelectual, que lo metan en el saco del lado oscurantista.

Yo no quiero votar ni por vos, aunque seás del cole, ni por el PAC. Si al final me decido, mi voto es más bien contra Fauricio y contra todo lo que él representa. Mi ejercicio del voto el 1 de abril será porque me siento responsable con mi país y con mi hijo.  Porque tengo la sospecha de que lo que yo hago y lo que soy, no alaba al Dios de los restauradores nacionales. Porque me da horror todas las señales tan parecidas al nazismo o cualquiera de sus versiones recicladas en las dictaduras latinoamericanas, los crímenes de odio (vamos a uno por día desde el 4 de febrero) o esa ingenuidad de “Aquí no va a pasar nada”.  Porque no quiero tener que irme de aquí y ni siquiera se ni me he puesto a pensar si podría siquiera tomar la vía fácil de emigrar a un destino soñado. Oíme, seremos del cole, pero en mi caso, yo era de la parte no platuda de la población estudiantil, de esa en que la mamá pone todo el salario para pagar mensualidad, bus, gastos y alquiler de libros gringos.

Y es que del otro lado, me siento huérfana y creo que no estoy sola en el sentimiento. ¿Cómo crees que nos sentimos los liberacionistas cuando vemos noticias como que el PLN recibió órdenes de poner la maquinaria al servicio de Fauricio?  Algunos sienten cólera o decepción porque antes de las elecciones, en esa confusión terrible de encuestas y burbujas, nos encomendábamos al poder de esa misma maquinaria y ya sabemos cómo nos fue. Los conspiparanoides, como yo, lo que sentimos es sospecha: ¿dónde estuvo esa maquinaria cuando la necesitábamos? ¿De qué sirve una maquinaria sin votos? ¿Cómo crees que nos sentimos cuando Antonio sale diciendo que siempre se ha sentido más afín a Fauricio? ¿Cuándo don Oscar se queda callado? ¿Cuándo uno no sabe qué va a pasar con el partido o quién podría ser candidato? La cosa está tan peluda que ya uno perdonó a Kevin Casas. Solo eso te digo.

Entonces – y aquí, de nuevo, hablo por muchos liberacionistas- : No necesito tu lástima ni la de tu partido.  No necesito los regaños ni los reclamos ni las escenitas del PAC. No voy a andar banderas, ni calcas, ni esperés de mi parte ningún entusiasmo. Lo que necesito es que entendás que si voto por vos (No. No puedo ni siquiera pensar que voto por el PAC), para mí es un sacrificio y uno que duele como cuando te quitan una uña encarnada o saludar a tu ex con una mujer que es mucho más bonita que vos cuando encima él te dio vuelta.

Entendé que eso no es una adhesión al PAC ni una traición al liberacionismo. Entendé, sin resentirte, que estamos escogiendo entre dos males y no queremos ser cómplices del mal mayor. Entendé que esto no nos cierra la boca y que vamos a seguir criticando, con el mismo ácido y la misma tirria.

Respetá el dolor ajeno. Vos tenés cara de que lo harías, pero decile a los fiebres tuyos, a esos pegabanderas tan molestos que se comportan como trolls, que también lo hagan, y, al menos, que cierren el hociquito.

Otra cosa: Stop preaching to the choir, boy! Hablale a esos liberacionistas como yo, que somos buenas personas, con hijos, con familia, con trabajo, con deudas, con pequeñas alegrías que en este momento estamos como invisibilizados, aislados o callados, por decisión propia o de terceros. Danos, al menos, la dignidad a la que tiene derecho el vencido.

Entendeme, por fa. Yo sé que podés hacerlo. Y eso, así de sencillito como suena, sería más que suficiente para muchos de nosotros.  Hacelo y de paso nos hacemos un favor a todos para evitar ese guindo cristiano al que nos llevaría Fauricio.

Te lo digo desde el fondo de mi corazón verdiblanco, bastante maltrecho en estos días: Ojalá vengan 4 años en los que todos los días me arrepienta de votar por vos; porque yo no sirvo para ser la sierva de ningún hijueputa. No me criaron para eso. Sorry.

Liberacionistamente tuya (sí, no insista, ya hablamos de eso),

Sole

Google+TwitterPinterestFacebook

29 gotas de lluvia en “Carta abierta a Carlos Alvarado”

  1. Heidy Villalobos Barrantes dice:

    Me gustó mucho… lo voy a compartir

  2. Sonia Montespino dice:

    Es un diálogo entre amigos. Solo ellos saben sus claves de comunicación. Solo deseo que Sole tome la mejor decisión, por el bien de Costa Rica.

  3. solentiname dice:

    Cuáles amigos? Nunca lo he visto en persona 🙂 Y sí, mi decisión será por el país, no por ningún partido

  4. Rocio Pazos dice:

    Liberacionista que votará por vos, porque vos no sos LGS

  5. Rocio Pazos dice:

    Voy con vos por Costa Rica

  6. Ronny Jimenez dice:

    No queremos ser cómplices de un mal mayor.

    Eso lo resume.

  7. Andres Chavarria dice:

    Así mismo me siento… será la Sole que conozco de Cole?

  8. solentiname dice:

    Soy generación 88

  9. Hugoberto dice:

    Me parece excelente .votaré por el candidato.nunca he tenido partido.siempre he votado por el que me parece mejor

  10. Priscilla Hine dice:

    CARTA A SOLE Y A MI MISMA

    Hola Sole!
    Hace días estaba esperando la oportunidad de ahondar bien profundo en mí misma, en razón de todo este ambiente agresivo y muy emocional de la campaña para la segunda ronda, y extrañamente, me ha llegado con tu carta. Voy a adoptar tu tono de confianza, porque así también me comunico conmigo misma. Vieras que el contenido de tu carta, conforme lo iba leyendo, me despertaba las más fuertes reacciones, algunas bastante negativas. Pero debo ir al grano: yo también me gradué de un cole como el tuyo, el Saint Clare, posiblemente muchos años antes que vos, y lo deduzco por el lenguaje que usás, que no me es muy familiar. Lo primero que me llama la atención es una alusión a la “ideología” de género, y luego una a la “ideología” de clase, y ahí ya me puse en guardia. Me pregunté si yo tenía una ideología de clase de las que decís supuestamente se mantienen a lo largo del tiempo, que en el caso de CA son 20 años, en el tuyo 30 y en el mío 48. Ya a estas alturas, y no había pasado del primer párrafo, todo el contenido de tu carta me tocaba en lo personal, ¡qué raro! En el segundo párrafo me doy cuenta de que además, tenemos otra cosa en común, el haber votado por el PLN desde que tuvimos edad para hacerlo, aunque yo reconozco haber votado por Johnny aunque era una candidatura fantasma. Y a partir de este momento es que me empiezo a enojar y entonces la cosa se pone interesante, porque estoy convencida de que cuando uno se enoja es porque esconde un miedo. Así que me dispuse a aprovechar la oportunidad que me estabas ofreciendo para investigar esto del miedo. Como comprenderás, a partir de este punto, ya muchas cosas de tu carta me resultaban anecdóticas, como lo del orgullo liberacionista, y algunas palabras cuyas connotaciones me parecían exageradas y hasta hirientes (repugnante, me pudre, tirria), pero claro, como se dice tanto y tan agresivamente en estos días, no podía quedarme en esos detalles. Obviamente pude comprender las razones de tu rechazo por la figura y el movimiento del evangélico FA, y ví mi miedo de frente, pero empecé a dejar de entender por que´escribías la carta. Y ahí empezó el diálogo conmigo misma, porque tus afirmaciones dejaron de tener sentido. ¿Cómo que el Saint Francis te dejó el potencial para ser un comemierda? Si tengo por compañero al hombre menos comemierda que nadie pueda imaginar, graduado precisamente de ese cole. Y yo, que aprendí en Saint Clare que todos los privilegios de una clase se devuelven en servicio y compromiso por tu sociedad? ¿Y por qué yo, que siendo liberacionista de toda una vida, no estoy tragando ningún cable al votar por CA, sino entusiasmada y votando por Amor? Me intrigó adónde estaría la diferencia, y si esa diferencia hacía o no la diferencia. ¿Será que se puede llegar a un punto en el que una pierde interés por su partido y se ilusiona con la posibilidad de un proyecto país? ¿Sería que soy una ingenua, idealista, o qué se yo, y acepto construir, aportar lo mejor y nada más? Te digo, Sole, que a partir de aquí, y cuando mencionaste que vas a votar por tu país y por tu hijo, y hablás del sacrificio que hizo tu mamá al aportar todo su salario para pagar la mensualidad del cole, porque no eras de plata, es que empiezo a comprender las cosas más importantes que se me han aclarado con tu carta. Podés vota PAC o PRN, pero lo verdaderamente importante es que te decidás a votar por resolver tus propias contradicciones, tu dualidad interior, verte tal y como sós, con una cualidad de honestidad desconocida. Y eso te lo enseña el miedo, aunque suene raro ponerlo de esa manera. Porque sin honestidad, los capitalistas o los comunistas, como decís, podrán manipularte, tan poco el diálogo y el espacio que dejamos para conocernos a nosotras mismas. Y la volaste Sole, con ese último párrafo. Literalmente, ¡la sacaste del estadio! Yo no entendí nada, porfa, ¡dame una explicación!

  11. solentiname dice:

    Hola Priscilla. Lo primero: Gracias por leer y por demostrar que uno puede discutir las cosas sin caer en ataques. Da gusto leer un comentario así. Más temprano le decía a Leo Garnier que me atreví a leer unos poquitos de los comentarios que le dejaron a él por reproducir este enlace y lo que vi me horrorizó, por el tono y la violencia. El fenómeno de la ideología de clase al que me refiero es muy curioso, pero en mi experiencia personal lo he visto cada vez que me encuentro con un exalumno, aunque nos separen muchos años de diferencia. Es como si nos diera una certeza, una confianza o una fraternidad rara, que no se explica porque a cada generación le tocó vivir condiciones muy diferentes.

    En cuanto al comemierdismo, si ves el detalle, dije que uno queda con el potencial para serlo, no que te convierten en uno de esos. En el Saint Francis, igual que en el liberacionismo, hay todo tipo de personas. Me alegra mucho que la persona con la que decidiste hacer un proyecto de vida sea alguien maravilloso. Lo otro: el Saint Francis podrá hacer su parte, pero uno sale de 17 años y como adulto, puede tomar decisiones de como llevar su vida. Yo creo en devolver el privilegio, porque mi vida ha sido privilegiada. Eso no lo aprendí en el cole, sino en la U. Tal vez un poco más tarde, pero lo aprendí, y lo aplico en el día a día. El cole que me tocó vivir era un ambiente marcado por quién tenía más, quién era más popular, un individualismo y una competencia muy, muy marcada.

    Ojala muchos más liberacionistas voten por amor. Supongo yo que hay varios caminos de llegar al amor. Algunos pasamos por alambres de púas para llegar ahí. Otros, como vos, vieron ese camino más claramente. No creo que ser ingenua o idealista. Yo quiero que cuando cumpla 48 años despues de salir del cole, seguir siendo ingenua e idealista y maravillarme con las pequeñas cosas de la vida. Creo que la diferencia está en la edad: creo que el transcurso del tiempo le da a uno perspectiva y una sabiduría que la sociedad no sabe apreciar y las prioridades se aclaran. Yo, como vos, creo en el poder del Amor, no en el cliché, sino en ese Amor de A mayúscula.

    Entiendo que algunas de las palabras del post sean chocantes. Como todas las personas, tengo varios canales de comunicación y podría haberlo escrito sin usarlas (podés ver otros posts de este blog), pero quería ser honesta respecto a esos sentimientos tan oscuros, que no me enorgullecen, pero que son reales.

    Gracias por reconocer que todos tenemos derecho a una dualidad y que, al final, lo que importa es ser honesto con uno mismo.

    Me caíste tan bien que encantada explico el último párrafo: Lo que quise decir es que espero que no gane Fabricio Alvarado, porque de verdad lo veo como lo más triste y desalentador que le ha pasado a Costa Rica después de la crisis de Carazo. Y quise decir, que si gana el PAC, el hecho que votar por Carlos no significa que no voy a criticar. Como decía Eduardo Galeano “El hecho de que la quiera no significa que no pueda criticarla” (Se refería a Cuba). Y lo de ser sierva, es por un video que vi hace unas semanas en el que Fabricio se refiere a su esposa como “Sierva” y que él, al conocerla, la saludó como “Hola Sierva”. No sé si será una forma en la que se tratan los feligreses de esa iglesia, pero esa palabra me remite a un concepto machista, de servir como esclava a un hombre, que me resulta chocante. No era este el momento de señalarlo, pero de las cosas buenas del Cole es que a mí me enseñaron que las mujeres somos exactamente iguales a los hombres en capacidad y oportunidades. Nos insistían mucho en la importancia de estudiar, ser independientes, no depender de nadie, tener ahorros, ver por nosotras mismas. La vida se encargó de demostrarme que eso no era así ni era tan fácil, pero esa educación fue de mucha ayuda.

    Gracias, de verdad. Y como le dije a la persona que maneja las redes sociales de Carlos Alvarado cuando me respondió: “Mejor que ser amado, ser comprendido”. Gracias por comprender.

  12. Priscilla Hine dice:

    Gracias por tu linda respuesta, me sorprendió y me alegró mucho! Y gracias también por la explicación sobre el último párrafo, nunca hubiera podido entender que hablabas de FA, más bien creí que era de Carlos. La verdad que el parrafito no estaba claro. Vos también ahora me caés bien, después de lo mal que inicialmente me caíste, y eso me confirma que si nos vemos hacia adentro, veremos el Amor.

  13. Paulina Vargas dice:

    Hola Sole.
    Después de leer la aclaración que le hacés a Priscilla del último párrafo… No Será mejor editarlo y explicarlo como lo explicás en este último comentario? Es que sinceramente se entiende otra cosa totalmente distinta.
    Te acompaño en lo que decís de criticar después de votar. Yo no soy liberacionista ni tampoco del PAC, pero no sólo voy a criticar, voy a luchar. De todos modos, no me parece que Carlos sea un mal menor. Me parece un hombre preparado y ecuánime. Y de buenos valores. Pero los gobiernos están conformados de muchas personas. Algunas lo harán bien y otras fallará, así sea el Gobierno de Desanti, Piza, Edgardo. A todos hay que vigilados, ninguno es un grupo de santos y dioses. Son todos humanos. Claro, hay personas que ya de entrada se ve que son tóxicas, como Juan Diego Castro, que si ves, ya es prácticamente Fabrilover.
    Lo último que quería decirte es, no te parece nefasto que la cúpula de partido esté con Fabricio? Porque no se lo reclaman? Creo que deberían formar un grupo de bases liberacionistas que le comuniquen a su partido que no van a tolerar esa burla. Espero que entiendan los liberacionistas que el mensaje que les está dando la cúpula de su partido es : me vale 3 pepinos los derechos humanos y la falta total de preparación. Creo que las nuevas generaciones de representantes en PLN, desde Desanti, Oscar Arias, etc, ya no respetan y ya no les importa los principios de don Pepe. Creo que PLN ya no es aquel PLN…

  14. solentiname dice:

    Hola Paulina. No lo quiero editar porque es además un mensaje cifrado por una experiencia que tuve justo después de las elecciones, así que me acojo a la licencia literaria 🙂 . Me alegra, sinceramente, que vos podás pasar a la lucha sin pasar por el ácido. Creo que es mucho más sano. También tengo claro que como humanos, estamos expuestos a errar y comparto la toxicidad de algunas figuras. Claro que me parece nefasto. A eso me refiero cuando hago las preguntas de cómo crees que uno se siente al ver ciertas cosas. A esos Y a esos liberacionistas es a los que trato de apelar. Ayer decía en Tw que al menos en mi burbuja de RRSS existe este prejuicio sin pies ni cabeza que todos los liberacionistas son gente de mucho dinero que ha tenido puestos de gobierno. Imaginate. Sería un partido más chiquitillo que el de Otto.

  15. Paulina Vargas dice:

    Quise decir: otros fallarán y también quise decir, hay que vigilarlos.
    El corrector del celular… perdón.

  16. Daniel Gonzalez dice:

    Entiendo el punto detrás de su artículo, sin embargo hay algunas cosas que no entiendo en general del electorado liberacionista de esta elección (más allá de su visión particular con la cual sí puedo empatizar). Para empezar debo confesar que nunca he votado por el PLN desde que he tenido edad para votar (tengo 31, mi primera votación fue el 2006) y creo que justamente por personas como Kevin Casas, Rolando González o Victor Hugo Víquez, es que no me puedo imaginar hacerlo en un futuro cercano. Justamente ese tipo de fichas me parece que encajan más en el concepto de pegabanderas que usted le trata de endosar al PAC como una de sus grandes faltas en este proceso. Además en el tema de trolles, hay evidencia de sobra de que Antonio usó muchos trolles en redes sociales para esta campaña. Es justamente por lo anterior que creo que hay una gran falta de autocrítica dentro del PLN (así mencionado por Kevin Casa en actividad de LEAD University) lo cual efectivamente no le escapa al PAC tampoco. Me parece casi como una enfermiza la necesidad de la gente por aferrarse a las estructuras de los partidos como si fueran equipos de fútbol (en las buenas y en las malas, me declaro saprissista de paso) y creo que deberíamos ser concientes que el voto es también una herramienta ciudadana de control político. Yo voté en febrero voté por Carlos Alvarado y le di mi voto a los diputados de la fracción de Vamos, no me arrepiento porque creo que la fracción del PAC no se merecía mi apoyo por el desempeño mediocre del último año. Ahora bien, tampoco necesito dos dedos de frente para saber que si AAD fuera candidato en segunda ronda, mi voto sería para Liberación a pesar de que no comparto el modelo neoliberal porque con todas sus faltas, siguen siendo un partido que respeta las reglas del juego democrático. Me gustaría que la gente dejara de lado las banderas porque los partidos no nos dan de comer y reflexionara en quien garantiza que va a respetar sus derechos y libertades (como lo ha hecho el PAC en este gobierno y también Laura Chinchilla en su gestión).
    ,
    En un tema aparte me intriga de sobremanera el título de su blog pues, al ser hijo de inmigrantes chilenos reconozco perfectamente las palabras de Salvador Allende y al ser CR un país tan conservador, pues uno queda expuesto ha ser tratado de comunista o sindicalista por repetir dicho discurso. No imagino muchos liberacionistas actuales que empaticen con las ideas de Allende.

  17. solentiname dice:

    Daniel, coincido con vos respecto a la decepción y rechazo que generan ciertas personas en los partidos. Creo que Ottón, por ejemplo, a veces genera eso mismo dentro del PAC. Pero en los partidos hay de todo y para todos, y el votar por un partido no significa que endose o apruebe lo que hacen esas figuras. Kevin, por ejemplo, para mí es un dilema, porque creo en las segundas oportunidades en muchos, muchos casos (hay excepciones) y me parece que a diferencia de Rolando G o Viquez, ha reconocido su error y se arrepiente, pero eso es otro cuento. Te comento, aunque no lo detallo aquí, que no me estoy imaginando lo de los pegabanderas. Por mi trabajo, me ha tocado ver muy de cerca estas actitudes de gente PAC en puestos de diputaciones o de gobierno, son ataques personales a mí o a gente con la que trabajo y que respeto y aprecio mucho. Lo que quise decir es que esa actitud no ayuda en un momento en que ojalá el PAC estuviese centrado en ampliar sus bases de votación. Soy consciente de la ventaja de esa herramienta. Pido piedad porque yo crecí en el bipartidismo y fue raro verlo quebrarse. A la vez, si buscas un poquito mas en este blog, verás lo que marcó las razones de mi voto en estas elecciones. Insisto en que comparto que ojalá todos veamos la urgencia de unirnos en esta votación más allá de banderas. Mi idea era llamar la atención hacia un grupo que como yo, no reacciona ante la imposición, la burla o la regañada. Tema aparte: Mi blog se llama así porque llevo al Chicho y a la Unidad Popular en el corazón. El, su gobierno y los chilenos que lo apoyaron y creyeron en la revolución de la empanada de pino y el vino tinto, son mis héroes y gente que admiro, respeto y quiero. En mi casa hay cuadros con fotos del Chicho y de Miguel Enriquez. Y a la entrada, un poster enorme de Víctor Jara. También posters del Gobierno de la Unidad Popular. Este blog es viejito y aburrido, pero si investigás hacia atrás, encontrarás muchas entradas donde cuento porqué es así y porqué llevo a ese Chile en mi corazón. Claro que me han dicho comunista y sindicalista y cuanta cosa te podrás imaginar. En Costa Rica, la ignorancia es atrevida. Cachai?

  18. Adrián C. dice:

    Buen día Sole

    Se agradece la sinceridad en estos días de tanta manipulación tendenciosa. Vengo de una familia con un ADN político digamos de 50% de izquierda y 50% liberacionista. Voté verdiblanco varias veces, hasta que el partido empezó a ser tomado por esa camarilla que aun lo domina y que colecciona cuestionamientos éticos a granel. La misma que está cerrando filas con Fabricio para usarlo como tonto útil para sus propósitos de clase. Pasado el idealismo ingenuo de mi juventud, me decanté hacia una posición política más de centro-izquierda. Similar a esa del PLN seminal de don Pepe. Me resulta increíble la ignorancia ideológica que hay actualmente, de tal suerte que abundan los liberacionistas que desconocen el componente socialista del ideario político que dio origen a su partido (a ver, que el “social” de socialdemocracia, no viene de “sociedad” exactamente). Ni siquiera saben de su pertenencia a la Internacional Socialista, órgano mundial que incluye a partidos como el PSOE español y el Partido Socialista francés. Pero bueno, sabemos muy bien cómo se ha manipulado el componente ideológico para estigmatizar a todo aquello que huela a izquierdas, como comunista, estalinista, marxista, radical, chancleta, subversivo, chavista, etc, etc. Estamos acostumbrados a las descalificaciones, y no pasa nada. Por menos que eso en las dictaduras latinoamericanas de los 70s y 80s, a la gente la torturaban y la mataban. Solo en el genocidio de Indonesia de los 60s, se calcula que mataron a 1 millón de “rojos”. Así que es cosa conocida que, entre los objetivos favoritos de las dictaduras de ultraderecha, siempre han estado los homosexuales, los migrantes y los comunistas.

    El caso es que, como minoría que somos, la gente progresista de izquierdas pareciéramos condenados a un papel secundario en la vida política de la Costa Rica contemporánea. La recurrente campaña mediática y de adoctrinación educativa para satanizarnos, ha dado sus frutos y acostumbrados estamos a coleccionar derrotas y descalificaciones de todo tipo. Pero ahí seguimos. Esto lo menciono porque, con todo respeto, siento que lo que le está pasando a los liberacionistas en este caso, es una especie de “Síndrome Real Madrid”. Tan acostumbrados han estado a ser los primeros, que no digieren nada bien las derrotas. No soy del PAC, pero he preferido votarlo en lugar del Frente Amplio, a fin de evitar que gente como Johnny Araya (devenido feligrés de Fabricio Alvarado) o Desanti (barato imitador de la ultraconservadora agenda de Restauración Nacional) llegaran al poder.

    Quería comentar que en estos 4 años, el PAC tuvo un proceso de transformación interesante. El sector más joven y progresista, al que pertenecen gente como Juan Carlos Mendoza y Carlos Alvarado, fueron conquistando espacios y haciéndose con la mayoría de la Asamblea, ganándole terreno a la vieja guardia de Luis Guillermo, Ottón, Salóm y Welmer Ramos. Esto lo sé de fuentes confiables dentro del partido. Renovar un partido con tantas contradicciones, no es fácil, pero sin ser militante de este, reconozco el valor que hay en el hecho de que no se hayan quedado empantanados en el conformismo y la queja estéril.

    Lo traigo a colación porque me parece que Liberación debería hacer su duelo, y ponerse manos a la obra para iniciar un proceso similar que permita sanar el partido. Los reproches y rencores contra los rivales políticos, no solo no resuelve nada de fondo, sino que promueve que los miembros más reaccionarios del partido, estén corriendo a apoyar una peligrosa teocracia neoliberal.

    Hay personas muy valiosas en el PLN, y siempre la ha habido. Gente honesta, pragmática y muy capaz. Pero este grupo perdió el pulso con esa cúpula que se mantiene inmutable a pesar del llamado del mismo Francisco Antonio Pacheco para que renunciara en bloque tras la derrota de Desanti. Y el caso es que el país necesita a un Liberación renovado, que reivindique su ideario fundacional, que dé protagonismo a los jóvenes, que no se avergüence de su progresismo, que retome la lucha que le dio origen por los más desfavorecidos y que acepte el reto de adecentar el ejercicio de la política nacional. Pero eso no va a suceder por ósmosis. O las bases se activan y trabajan por ello, o el papel del otrora partido grande de Costa Rica, quedará tristemente consignado en la historia, como el poder detrás del trono de los neopentecostales fundamentalistas.

  19. karol p dice:

    Hola Sole,

    Me encanto su comentario porque me identifico mucho, aunque no soy liberacionista mi partido es el frente amplio, y con el rabo entre las piernas le di mi voto al PAC igual por un bien comun, y si hubiera sido Alvarez Desanti quien pasa a segunda ronda con lagrimas en los ojos y el corazon roto le hubiera dado mi voto en segunda ronda.

    Me encantaron tambien los comentarios de las otras personas y sus respuestas.

  20. solentiname dice:

    Gracias por leer!

  21. Irene dice:

    ¡Qué interesante lo de Priscilla! Para mi lo más claro, y que resume toda la carta, es ese último párrafo. Me hace gracia, quizás esas diferencias generacionales en las que yo no creo que existan, sino que la gente las acoge como una burbúja de engañosa seguridad, estan presentes. Pues buscando similitudes y diferencias, resulta que yo me gradué en 1987 del cole ¿será por eso que durante la mayor parte de la lectura de la carta sentía que me estaba leyendo a mi misma?

    Tanto que más la leo más me convenzo que lo entiendo clarito “Ojalá vengan 4 años en los que todos los días me arrepienta de votar por vos; porque yo no sirvo para ser la sierva de ningún hijueputa. No me criaron para eso. Sorry.” Yo también espero arrepentirme de un voto por Carlos (que llorar por un país perdido a manos de Fracaso Alvarado) y ciertamente yo no serviré jamás a ningun@. Porque independientemente de donde Sole lo haya concluído, este hombrecillo es esencialmente machista y su esposa lo deja ver a flor de piel ¡Qué horror! Porque yo quiero un mundo, empezando por mi país, de mujeres empoderadas que no estan “para servirle”.

    Por suerte han sabido Pri y Sole conversar, aclararse y entender que no tienen porque caerse mal, y que en el fondo vamos todas por lo mismo.

    No soy Liberacionista, ni paqueña. No votaré por el PAC, eso ya lo hice a años atrás, pero si lo haré por Carlos y estaré gritando desde mi esquina para que un gobierno suyo mejore lo que salio medio bien, se reinvindique todo lo que se hizo mal y se hagan las cosas que se tienen que hacer por esta Costa Rica que no aguanta más.

  22. solentiname dice:

    Gracias por leer Irene. Si saliste en el 87 del mismo cole que yo, pues de fijo nos vimos mil veces. El profe al que me refiero es Rudy.

  23. Denise Bermúdez dice:

    Da gusto leer frases tan hermosas en medio de este caos. Al igual que Priscilla Hine, me cuestiono si estoy siendo una ingenua, soñadora.

    Hace 4 años por descarte voté en segunda ronda por el PAC, esta vez quiero que sea de corazón con la mejor intención porque eso hace toda la diferencia. Hoy sé que mi voto para Carlos Alvarado lo hago con la ilusión de ver despertar este civismo, de una Costa Rica unida en sus diferencias…y sobre todo porque creo en que él es lo mejor para nuestro país. (Precisamente porque confío en sus bases).

  24. solentiname dice:

    Denis, que nunca dejemos de ser ingenuas ni soñadoras. Nunca.

  25. Chris dice:

    Respecto a la “sierva”. Me di a la tarea de buscarlo.

    A los que “sirven” en una iglesia, (hombre y mujer) les llaman “siervos” (siervo, sierva) por qué están tan casados con el servicio que así sea llevar un vaso de agua o recoger una terrible ranchada en la puerta de un baño público, pararse al frente a orar por los enfermos, atender casos de violencia doméstica (hay trabajadores y trabajadoras sociales que son creyentes -me fui de hocico al conocer lo que hacen y como lo hacen en las iglesias en las que consulté-) ayudar a solventar crisis económicas familiares, cuidar chiquitos, predicar, hacer juegos para niños, alistar paquetes de víveres para familias en crisis de zonas marginales, visitar enfermos en hospitales para orar por ellos, y un interminable etcétera; es para ellos igual de honroso.

    Han desarrollado una mística casi empresarial con “inside jokes”, valores, objetivos generales y específicos, reclutan por competencias y por aptitudes.
    Ya no son aquellos mamarrachos de pueblito que a todo le gritaban “Satanás”.

    Ahora son empresas que no pagan impuestos a las que hay que ponerles el ojito, pero que desarrollan una labor social que si no se conoce es muy díficil juzgar. O al menos entender.

    Eso le da valor agregado al Fabri: no. El se desacredita solito.

    Feliz jornada para todos. Abrazos fraternales y sobre todo; patrióticos y democráticos.

  26. solentiname dice:

    Chris, en realidad lo de Sierva, es porque en un video que circuló, donde Fabricio hablaba de cómo conoció a su esposa, dijo que la vio bailando que que él quería decirle “uy mamacita” y en ese video él dice: “Pero como soy cristiano, le dije Hola Sierva, tu danza alaba a Dios”. Te agradezco la aclaración del concepto de sierva y entiendo y admiro la vocación de servicio que tiene esta gente, que yo, por ejemplo, no la tengo. Pero en el contexto de ese video que te digo, me pareció que sierva era una forma alterna de mamacita, una forma de disimular una conducta de acoso, con un profundo trasfondo machista. Tal vez exagero, pero definitivamente el concepto me quedó dando vueltas

  27. mariano vargas dice:

    Muy buen blog Sole. Que dicotomía terribe enfrentamos la mayoría de los costarricenses, con estos dos candidatos!!. Yo en lo personal, ante la decisión de por quién votar, siento como que estoy en un apartamento en un tercer piso y el mismo se está quemando. O me quedo en el y me quemo o salto a ver si solamente me quiebro y recibo algunos golpes (ojo, puedo perder la vida también). Como me dijo un amigo, “si voto por Fabricio es porque el gremio al que pertenezco le puede ir mejor o voto por Carlos pensando en Costa Rica en general, que dilema”. No me gusta de Carlos, qporque no tiene un compromiso serio de eliminar pluses salariales, pensiones de lujo, reduccir el gigantezco aparato estatal que tenemos (que todo lo entraba) y no me gusta su Partido y la labor que hizo LGS, que de casa de cristal no tuvo nada. Sin embargo, si Carlos gana no la va a tener fácil, poque sin negociar con el Poder Legislativo no logrará nada de peso, por cuanto sólo Liberación y Restauración Nacional tienen 31 Diputados, lo que les da mayoría simple y si se les uniera la Unidad, llegarían a 40, lo cúal les da mayoría calificada. Eso me tranquiliza en cuanto a Carlos. En cuanto a Fabricio, no me gusta nada de él, así de simple. Creo que apoyarlo es un salto al vacío de desesperación. Su mensaje no es unificador. Siempre que una sociedad o país falla, comienza por la división de unos contra otros. Ejemplos sobran. La mezcla de política y religión es muy peligrosa. Creo que algunos personajes de renombre lo apoyan por puro oportunismo, en donde prima el puesto sobre el bien del país. Y les digo, una cosa es Fabricio ahora y otra muy diferente sería en el poder, porque el poder empodera. Con Fabricio en el Ejecutivo que contrapeso habría en el Legislativo?. Muy peligroso.
    Debemos de entender que Liberación ya no es Liberación, la Unidad ya no es la Unidad y Costa Rica ya no es la misma.

    Así estamos: «A fronte praecipitium, a tergo lupi» (Al frente, un precipio, los lobos a la espalda).
    ” Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder.”
    Abraham Lincoln (1808-1865) Político estadounidense.

  28. solentiname dice:

    Gracias Mariano. Esa imagen del apartamento es clarísima y dolorosa. Y entiendo y comparto lo que decís. Hoy hablaba con alguien de mi oficina que votará por Fabricio, por razones personales que entiendo. Si yo fuera esa persona, haría lo mismo. Pero no lo soy. Me identifico al cien por ciento con tus preocupaciones y cálculos y hay momentos en que me preocupa la salud mental colectiva de todos los que vamos a cumplir dos meses dedicando buena parte del marco de la conciencia a esto.

  29. Joyce dice:

    Afinidad total.

Y vos, ¿qué pensás?