Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Banalidades

Cuando no había Cable, Miss Universo era uno de los puntos altos del acontecer televisivo. Se daba taco a taco con los toros o el tope de fin de año. Una jugaba a Miss Universo. Yo siempre perdía. Por tandeada.

Ahora hay tantas misses de todo, que pasan sin pena ni gloria a lo largo del año. Hoy ya nadie les discute eso de apoyar activamente la explotación de su cuerpo y se acepta que hayan elegido la condición de objeto sexual como profesión mientras la gravedad no dicte lo contrario. Es la versión criolla de la tor-model de 1,65, mucho gimnasio y silicona.

Por esta época del año abundan los reportajes de que la Miss ya se fue al destino, que las maletas, que la comida, que la falta que le hace el novio/el perro/la familia, que la compañera de cuarto, que la competencia, que la Miss Uzbekistán le hizo unos ojos, que este año sí está segura que se lleva la corona. Y todos los años, nada.

Yo, al menos un lunes del año, me compadezco cuando veo los resultados de esta banalidad en primera plana y pienso en qué sentirá la Miss de este potrero después de tanta alharaca de estoy segura que este año la pego. Si se sentirá triste, decepcionada, si al cabo que ni quería, si ni siquiera se lo planteaba como algo cierto, si nadie le quita lo viajado y si lo importante será volver a la patria para salir ensalchichada en telas brillantes y enaguas muy cortas en programas de tele, carreras de carros, conciertos o desfilar en calzonillos ante un montón de borrachos con celulares en la mano. Total, el trabajo- del que sea- dignifica. O tal vez es que tengo una cochina envidia mal manejada. Ni que ser abogada fuera un gangón. Así que en la de menos.

___________________

En un viaje cualquiera a Puntarenas, me enseñaron una casa en lo alto de una colina. “Allí vive Alfredo, príncipe de Prusia” . Y me dijeron que así, justamente, decía en la cédula. Primer apellido príncipe, segundo apellido de Prusia. Yo no podía creer que tuviéramos realiza exiliada en ambientes tropicales y menos tan cerca de Esparza.

Su silencio y su renuencia al bombetismo, aumentaban mis dudas. Para mí, señal indiscutible de su exquisita educación europea eso de no andarse venteando con los conocidos ni rajando con los títulos de nobleza. Siempre quise saber más. Me lo imaginaba con una banda que le cruzaba el pecho, casaca azul profundo, pantalón de raya perfecta con cinta al lado y esa leve inclinación de la cabeza al saludar del que lleva siglos de fineza en el pedigrí.

Pero se mantiene el misterio. De vez en cuando algún campo pagado en el periódico exigiendo a alguien que se retracte o un poco de explicaciones que solo entendía el destinatario. Hasta que la semana pasada, la Extra hizo fiesta con lo que nosotros llamamos chismes judiciales. Y satisfizo al montón de vinos que ni sabían de su existencia pero que ahora comentan con toda autoridad la noticia.

Además de pensar en las Misses, un lunes como éste pienso también en el Príncipe. Y me imagino que estará sumamente mortificado y tal vez un poco triste, de saberse en la boca de todo el mundo, opinando de lo que no saben, sedientos de morbo (incluyéndome, claro)

Nota de Sole: El Antídoto dice que yo siempre me ando compadeciendo cuando decido unilateralmente que alguien que está solo, está necesariamente triste. Es cierto. Siempre pienso eso. Será que para mí la soledad siempre ha sido algo a vencer, no algo a aceptar. Convivir o conceder a la soledad es para mí el equivalente a rendirse. No me imagino una soledad alegre. Tal vez solo para tomar impulso, para reflexionar. Pero no por mucho tiempo.

Google+TwitterPinterestFacebook

14 gotas de lluvia en “Banalidades”

  1. cristian dice:

    ¿y donde estaban las banalidades?
    me encantó el texto, todo. la primera y la segunda parte.
    yo tampoco entiendo mucho de soledad, aunque disfruto por ratos la falta de compañía. para siempre no. rendirse tampoco.

    un saludo.

  2. Marcelo dice:

    El dichoso concurso nunca le he entendido… quiero decir que nunca he entendido que es lo que hace que un año digan que la nariz puntiaguda y los ojos verdes son los más lindos del universo y al año siguiente sean los labios finos y los dedos cortos.

    Posiblemente porque el asunto no es un concurso de belleza (las “mises” usualmente no son bonitas, si acaso bien parecidas), sino es un concurso de marquetin.

  3. Dean CóRnito dice:

    Sole, escaneame el artículo de la estrrra, porque no tengo ni idea de quién estás hablando ni de qué pleitos tuvo el príncipe de Esparza. ¿O será Prusia, como en el bosque aquel donde lo llevaban a uno en las excursiones de la primaria?

  4. Ortografia elemental dice:

    y ¿el signo de inicio en “Seguí­s leyendo”? ¿escribes en sajon-castellano?

  5. Solentiname dice:

    Ortografía: correcto.

  6. Ortografia elemental dice:

    Mira que espantoso se ve ésto:

    yo? dónde? Aquí, pó favó

    ¡escribe con corección! Mira la diferencia:

    ¿yo? ¿dónde? Aquí, pó favó

  7. Solentiname dice:

    cuestión de gustos, no? 😉

  8. Oscar dice:

    Ortografía lo que sea: Es, ya por si solo, deplorable que seas del tipo de persona que antepone el valor de la forma al del contenido. Peor aun es que te metas a pontificar en las casas ajenas, sin darnos la oportunidad de devolverte el “favor” en un blog de tu propia autoría (presumiendo que tal cosa exista).

    Lo que escribiste en tus comentarios, si bien pueda ser cierto, es rudo, maleducado, no solicitado y menos agradecido. Aparte de lo anterior, tienes lo que a mis ojos es un gravísimo problema de puntuación: te demoraste demasiado en llegar al punto final.

  9. Julia Ardón dice:

    Los concursos de belleza me parecen tan de mal gusto. Las muchachas esas no. Los concursos….Donald Trump, que es el dueño de Miss Universo. las Venezolanas operadas…no sé…como se visten…no como son…las muchachas son lindas y jóvenes y tienen toda una vida por delante para seguir siendo lindas por mérito propio.

    El príncipe: es cierto. Una vez estuve en esa casa. Una casita sencilla…recuerdo que nos decían “él es un príncipe”. Unos amigos de él eran amigos de mis papás.

    Yo pensaba que los príncipes tenían que ser más guapos y más jóvenes, no tan viejos y en chancletas…

  10. Iv dice:

    Mmmm, El Principe Alfredo vive en San Jose, sus padres son quienes estan entarrados en Esparza. Por Dios, que morbosidad hablar de esta familia. El no se apellida como dice el articulo, sus apellidos son de Sajonia Altenburgo. Nobleza europea y sus descendientes hay muchos en Costa Rica

  11. Solentiname dice:

    IV: Ves? confirmado que ni la extra ni yo estábamos bien enterados. Coincido con vos que tienen derecho a que los dejen en paz.

  12. Iv dice:

    Solentiname; no me referia a ti personalmente, como historia es muy lindo lo que contaste pero tu conoces a la gente cuando habla, es muy doloroso lo que pasa con don Alfredo, ojala que Dios lo proteja y tambien a otros casos como la familia portuguesa aristocrata que vive en CR

  13. Solentiname dice:

    Iv, de acuerdo. Es muy triste estar en boca ajena, sobre todo cuando se trata de la privacidad. Todos, príncipes o no alguna vez hemos pasado por eso y no se lo deseamos a nadie.

  14. Lisa dice:

    I love renaidg these articles because they’re short but informative.

Y vos, ¿qué pensás?