Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

La versión china de "El cielo es el límite": "Que se abran cien flores, que compitan cien escuelas"


“Hace mucho tiempo vivía en el norte de China un anciano conocido como el Viejo Tonto de las Montañas del Norte. Su casa miraba al Sur, y frente a ella, obstruyendo el pasa, se alzaban dos grandes montañas. El Viejo Tonto decidió llevar a sus hijos a remover con azadones las dos montañas. Otro anciano, conocido como el Viejo Sabio, los vio y, riéndose, les dijo: ‘Qué tontería. Es absolutamente imposible que vosotros, siendo tan pocos, logréis remover montañas tan grandes’. El Viejo Tonto respondió: ‘Después que yo muera, seguirán mis hijos; cuando ellos mueran, quedarán mis nietos, y luego sus hijos y los hijos de sus hijos, y así indefinidamente. Aunque son muy altas, estas montañas no crecen, y con cada pedazo que les sacamos se hacen más pequeñas. ¿Por qué no vamos a poder removerlas?”. Después de refutar la errónea idea del Viejo Sabio, siguió cavando día tras día, sin cejar en su decisión. Dios, conmovido ante esto, envió a la Tierra dos ángeles, que se llevaron a cuestas ambas montañas.” -Así lo contaba Mao

Google+TwitterPinterestFacebook

Una gota de lluvia en “La versión china de "El cielo es el límite": "Que se abran cien flores, que compitan cien escuelas"”

  1. YURÉ dice:

    Para ser ateo, Mao eligió el deus-ex-machina más Deus y menos machina posible.

Y vos, ¿qué pensás?