Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Día de la raza

Para el acto cívico del día de la raza, no había quite: a mí me tocaba ser india. Desperdiciar piel morena, ojos negros y pelos lacios hubiera sido un pecado. El traje se hacía se algún saco viejo de gangoche y Ella pasaba la noche haciéndome un penacho muy americano. Yo no quería usar sandalias, porque los dedos mis pies eran (y siguen siendo) muy largos y raros. Y andar descalza, menos. Era una indita simpática de tennis rosadas.

Casi nunca me tocaba decir nada. Solo sonreía, extendiendo las manos y abriendo los ojos muy grandes, cuando me ofrecieran collares de plástico y espejos de cartón con papel aluminio. Esa era la clave para sacar las cajas forradas en papel dorado y tirarlas a los pies de los españoles, tratándolos como dioses.

Nosotros, los hijos del mestizaje, cada año volvíamos a cambiar oro por cuentas de vidrio. Celebrando en lugar de conmemorar. Todos, soñándonos blancos, católicos y españoles. Ajenos a malinches, genocidios, destrucciones y catástrofes. Ignorantes de pasados y culturas.

Entonces no nos daba vergüenza.

Google+TwitterPinterestFacebook

6 gotas de lluvia en “Día de la raza”

  1. rigo dice:

    !Que colerón! Los políticos nos han engañado desde siempre.

    Hace 500 años nos entregaron a los conquistadores.

    Luego nos mantuvieron “agradeciendoles” a los españoles… por conquistarnos!! Vaya usted a ver lo bruto que es uno. Tras de que lo masacran hay que agradecer y celebrar. Nuestros propios políticos nos han vendido desde siempre.

    No fue sino hasta que hemos cobrado algo de conciencia que se cambió el nombre a “día de las culturas”.

    Pero este término es humillante también, porque no hay intercambio de culturas, lo que hay es el saqueo de parte de una cultura superior contra la cultura inferior.

    Bien dices que deberíamos conmemorar la fecha. Debería ser un recordatorio de que debemos protegernos de quienes nos quieren hacer daño, y debería recordarnos que nuestros políticos nunca nos han protegido de nada y más bien nos han vendido en bandeja por intereses mezquinos.

  2. Beto dice:

    Lo de “día de las culturas” se lo sacaron de la manga poco después de los tales 500 años del “descubrimiento” en 1992, y de la canción alusiva de Los Fabulosos Cadillacs. Y es que fue como si a todos se nos hubiera quitado una venda de los ojos, 500 años después.

    Pero nada de eso le importa a uno de chiquillo, cuando es más bien hasta vacilón disfrazarse de cualquier cosa para variar. El contexto es lo de menos. Como para el 25 de julio, cuando muchos en las escuelas llegan vestidos con un atuendo que nuestros antepasados jamás usaron. Pero ya tendrán el resto de sus vidas para darse cuenta.

  3. Denise dice:

    Suena tan cercano eso que da miedo… hasta yo, con mi piel negra-mulata salí vestida de “india”, con las comillas porque era una caricatura. QUé vergüenza…

  4. Julia Ardón dice:

    De todas estas historias, sabés? a mi me duele eso de seguir diciendo “Malinchismo”, y agradezco a Laura Esquivel el hermoso libreo que publicó con su historia de Malinche, que yo he hecho mía, tanto, que cuando cantan la canción de la Maldición de Malinche, con todo y lo que me gustaba, o algún político dice que “el malinchismo” para hablar de lo que hicieron los negociadores y negociadoras del TLC, yo me enojo…no tanto por lo malo del negocio…sino por Malinche, porque no es justo con ella.

    En Guatemala hay máscaras de madera muy còmicas de los españoles, y en Nicaragua , una historia que deberíamos conocer “El güegüense”. Si yo fuera maestra pondría a los chiquilos y chiquillas a leerla.

  5. Hannibal dice:

    Y seguimos siendo estúpidos, ahora el pueblo fue el que se quiso vender con el TLC. Ya sabemos que no solo son los políticos.

    Saludos
    hannibal

  6. YURÉ dice:

    Para celebrar certeramente el descubrimiento de Abyayala (América), yo me anticipo un día, en honor simbólico a su verdadero conquistador: El adelantado Don Rodrigo Días de Carreras.

Y vos, ¿qué pensás?