Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Para escoger veterinario o abogado.

A veces me entra una paranoia de las bravas. Sobre todo cuando dependo de alguien más para que me explique algo que de lo que no sé nada.

Los veterinarios, por ejemplo, me sacan de quicio. No tengo ningún amigo que sea veterinario ni que conozca a algún veterinario cercano. Entonces me pregunto cómo escogerlo. Los criadores hablan pestes de su gremio. Las asociaciones de perros se acusan entre ellos de corruptos. Y cuando varios dueños de perros me dan recomendaciones, todas distintas, incluyendo chismes horribles de algunos veterinarios, me pregunto qué saben esos dueños de perros si ellos tampoco son veterinarios, no han leído nada al respecto de sus perros salvo lo que sale en Cosmopolitan o cuando ven Animal Planet y con qué criterio recomiendan a alguien y si no tienen la menor idea ni tampoco ningún parámetro.

Entonces investigo en el barrio. Escojo la veterinaria sencillita y sin pretensiones? La del apellido rimbombante? La super soda de la calle comercial donde venden los juguetitos gourmet y las correas fosforescentes?

Se lo dejo al tin marín de do pingüe y caigo en una término medio. Fuser es peor que un bebé. Cada mes tenemos chequeo y cada tres semanas, refuerzo de alguna cosa. Le gruñe al doctor, trata de esconder su enorme perritud debajo de una silla donde no cabe. Hay que llevar muestras de heces. Le hacen hemogramas. Se antoja de golosinas con forma de huesito. Y me entra la duda de si me estarán estafando cuando el doctor me dice que el perrito solo puede comer de una de las marcas de comida de perro que ofrece el amplio mercado y resulta ser la más cara y cuando Fuser tiene algo cada vez que vamos. O me estafa él o me estafó el que me lo vendió. Y ahora tengo motivos para creer que fue ese último.

Una mesita de mi casa parece botiquín perruno, con la pastilla de parásitos, la jalea del apetito, la vitamina de las articulaciones, el polvito para el pelo bonito, la tacita para medir el alimento, las toallitas húmedas para las lagañitas, las toallitas húmedas para las orejitas, el cepillito de dientes y la pastita con sabor a carne, los tres tipos de cepillo de pelo, el gotero y la botella de hierro líquido… y cuando veo todo eso, me siento medio estúpida porque deben haber otros perros del mundo que no viven en semejante estado de spoilment y sin embargo son felices y no son una renta para el dueño ni lo obligan a trabajar para depositarle el sueldo ni al veterinario ni al boutique pet shop.

Mi veterinario no me ha salido tan pior y en parte se lo debo a mis aires de princesa malcriada, del día que se le enredaron los expedientes y mientras lo cagaba por teléfono por equivocar el diganóstico, casi lo agarro del cuello mientras le advertía que Fuser es importante para mí y que me vale un pepino que sea “solo un perro”.

Por eso, este fin de semana, que hubo que internar al Fuser, se lo entrego con toda la confianza. Me llama en la tarde para decirme que por favor me apersone, que mandó a llamar a una ortopedista canina para que le viera las placas y que quiere hablar conmigo. Llego entre asustada y resignada a escuchar que mi enano tiene la cadera con un poco de displasia, y que requiere tratamiento, que no me aseguran que se cure y que tiene que tomar analgésicos el resto de su vida para evitar dolores. Y aquí llego al punto de este post que más que de dueños locos de perros chineados, es de reflexión de lo que yo hago en mi trabajo.

La ortopedista se nota que sabe mucho de lo que habla. Pero comete el error de hablar con emoción del problema de mi perrito, durante cuarenta y cinco minutos seguidos, enseñándome fotos de huesos, radiografías, medidas y reglas y usando palabras como osteofitos, sulfitos, glucaminas, simetrías, fémures, reconstrucción ósea, iliacos, caderas, tratamientos de depósitos, osteocondroteos o algo así, mientras yo la escucho con silencios cada vez más hostiles y sin entender ni mierda de lo que está hablando. Ya cuando se me llena la cachimba de tierra, al verla tan contenta y yo cada vez sientiéndome peor cuando logro pescar en toda la tarabilla que a Fuser hay que castrarlo, que no es apto para reproducción, que ha tenido dolor durante meses, que no puede correr ni hacer ejercicio, la interrumpo, insolente, y le digo:

Ahórrese toda la hablada técnica porque de por sí, no le entiendo nada. Quiero saber solo tres cosas: qué tiene el perrito, qué tiene que tomar y si va a estar mejor.

Ella intenta volver a echarme todo el cuento pero la paro en seco. Logro, finalmente, al borde de mi impaciencia y mi dolor por mi perrito enfermo, que me diga lo que quiero saber, me de las pastillas y nos largamos. Y mientras manejo ya de noche y Fuser va sentado a la par mía con su hociquito en mi regazo, él suspira y yo suspiro y me pongo a pensar en las tardes en las que en alguna sala de reuniones, con la misma emoción de esa doctora que me inspiran a mí los casos penales, le he dicho a algún cliente preocupado que evidentemente, solo acude a un abogado cuando es estrictamente necesario:

Este caso está buenísimo! Ahora aquí hay que alegar que hubo una actividad procesal defectuosa y si lo rechazan llevarlo hasta casación, tenemos que ver si la prueba es espúrea y no enseñarle nada a la defensa, mucho menos en la audiencia preliminar. Asegúrese porfa que sus testigos entiendan la diferencia entre me consta, yo creo, o yo sé, y unos tres días antes de la audiencia me avisa si quiere una medida cautelar (excepto embargo porque hay que hacer depósito), conciliación, suspensión del proceso a prueba o el proceso abreviado y firmamos el poder especial judicial. Por cierto, vamos a querer querellar? Delegamos la acción civil resarcitoria en el Estado?”

Aunque detesto esos libros de quién se comió mi queso y el monje que vendió su Ferrari y porquerías similares de autoayuda corporativa, cada vez que me tengo que enfrentar a profesionales en otras áreas de las que no sé ni mierda, me hago la nota mental de que yo también doy un servicio, que es el que paga mi alquiler, mi gasolina, mis ensaladas, mi carro y los caprichos, incluyendo los de mi perro.

Mi profe de laboral siempre decía que el buen abogado no es el que hace enredos sino el que los entiende y los logra explicar de forma tal que los entienda incluso alguien analfabeto.

Tengo que aprender a traducir mis consejos. A explicar las cosas técnicas ni asustar ni enredar. A que la persona que tiene problemas y acude a mí tiene derecho a entender en un idioma sencillo. O a estar nervioso y pedirme que me limite a decirle lo importante. O a callarme y decirme que me haga cargo de todo y que solo le avise cuando hayamos ganado. A tener tacto para dar una mala noticia. A advertir lo malo que podría pasar. A no impacientarme con ellos, a permitirles ser parte del proceso. A guiarlos, a que se sientan seguros, a que se sientan confiados, a atenderlos cuando llaman, cuando vienen, aunque no me hubieran avisado. A redactar opiniones sabiendo que el que las va a leer no es abogado. A tratar con cuidado una opinión previa de otro abogado que puede estar equivocada. A entender que para ellos, su caso es importante. A tratarlos como esta bruja exigente quisiera que la traten a ella cuando va a un médico, a un veterinario, a un programador o a un ingeniero.

En resumen, a ponerme en sus zapatos. Y como dicen los gringos, walk the extra mile con ellos.

Google+TwitterPinterestFacebook

16 gotas de lluvia en “Para escoger veterinario o abogado.”

  1. Dean CóRnito dice:

    ¡Excelente lección de customer service! Espero que se recupere pronto tu Fuserín y que siga definitivamente mejor.

  2. Otrova Gomas dice:

    Con los mejores deseos para el pobre de Fuser, y mi mayor respeto por sus “preferencias”, me parece que tenés un perro metrosexual 😀 ¿Polvitos para el pelo? ¿Toallitas para las lagañas? ¿Tres diferentes cepillos de pelo?

  3. Solentiname dice:

    Dean: Graziaz. Yo también quisiera eso.

    Otrova: Tanto tiempo! no es metrosexual ni nada extraño, es nada más demasiado chineado y su dueña, demasiado nejas y botaratas.

  4. Humo en tus ojos dice:

    Explicar un tema específico al pueblo llano -a quien no lo domina pues- sin parecer que le recitamos la tabla del 1 y sin abusar de los tecnicismos, es una tarea cuesta arriba. Yo vivo tratando de inculcarle conceptos básicos del arte a futuros ingenieros, y a veces me ven como si les hablara en chino básico! Frustra un poco, pero toca -sí o sí- hacer el mejor de los intentos.
    Abrazos a Fuser, si ocupás una segunda opinión técnica traducida al castellano, tengo dos buenas veternarias q recomiendo basada en la subjetividad de mi intuición -no xq haya llevado un semestre estudiando las tripas, los huesos y las reacciones de un animal-, mi agradecimiento x no llenarme de tonteras, cobrar lo que considero justo para mi bolsa y la de ellos, y sobretodo dar un criterio acertado para regresarle la salud a mi mascota.

  5. marcelo dice:

    Puedo recomendar excelentemente a Don Fernando en Barrio México. Alternativamente Jimmy en Heredia, pero uno no quiere un veterinario a 20 km de distancia — sé por experiencia propia lo que significa conducir casi esa distancia como un loco con un perro en estado grave en el asiento trasero y es todo menos “divertido”.

    En el caso mío de alguna forma yo prefiero que me digan todo lo chiva e interesante que es el caso, y como no voy a entender nada, proceder a acribillar al especialista con preguntas. Claro, si tengo la impresión que está “demasiado emocionado” con el caso (lo cual puedo comprender perfectamente, en mi área también nos apasionamos con detalles que el cliente considera completamente irrelevantes) lo puedo mandar a la punta del cerro en un suspiro — y es una cosa genética en la familia que a todos nos salte “el indio” rápidamente.

  6. Sirena dice:

    Sole, lo siento tanto por tu perro. Ya te recomendaron, pero yo encontré la mejor veterinaria (además es mujer, ejem): es la que está al costado norte del parque de Moravia. No es atracadora,es tiernísima con los animales, es un amor (mi perro la adoraba, no vayás si te ponés celosa). Y de lo otro, pues sí.. yo tengo un eterno pleito con los abogados, más por aquello de “recetar el alimento más caro” que por los tecnicismos. He topado con suerte y me explican en 1 + 1.
    Espero que Fuser se mejore. Tengo una amiga que tiene una chihuahua con artritis y le da algún “macuá” para el dolor. Te aviso luego de qué se trata.

  7. Ana dice:

    Mis mejores deseos para Fuser!! Por lo menos el tampoco entiende que le pasa, así que ya son dos.
    Y de hecho que díficil es para muchos hacer fácil para nosotros lo que para ellos es fácil, si tanto veterinarios como doctores y abogados se sentarán a hablarle a una persona en lugar de a “un cliente” nos entenderíamos más. Me parece excelente decisión, y por más que a veces ni nos demos cuenta en que estamos cayendo, lo importante es hacer el intento.

  8. Bandidocr dice:

    Bueno, no tengo perro ni gato pero tengo hijos y te entiendo en lo que vale la distancia, lo que es un profesional de la salud considerado. Tuve la suerte que el pediatra y el doctor actual son personas humanitarias y honestas y eso es realmente de agradecer. En lo que repecta a Fuser, igual a todos recuperación pronta y chineo seguro.
    Pero en cuanto a tus colegas….no puedo ser igual de amable…solo apoyo lo dicho por tu profesor…por lo general me tocan los que hablan tres horas y más y no han tocado ni la epidermis del problema…vade retro….!!!!

  9. Floriella dice:

    Casi me pongo a llorar, pensando en el Fuser enfermito. Por dicha tiene una madre que lo adora y lo chinea demasiado, que eso al fin y al cabo, es la mejor medicina.

  10. analu dice:

    Yo a veces tiendo a pensar que veterinarios y médicos le mandan a uno más exámenes de la cuenta y más consultas de la cuenta solo por hacer la platica, pero que con algo más sencillito facil fácil le diagnostican a uno que es lo que uno tiene, eso se hace evidente con la CCSS que le dicen a uno que tiene con lo mínimo para optimizar recursos. pero bueno… abrazo grande al fuser… pobrecito tener que andar visitando doctores con lo feo que es eso jeje.

    Abogados? nunca entiendo un carajo pero nunca me ha tocado algo personal con uno de ustedes.

    Yo en mi profesión tengo otro problema… todos los clientes creen que saben más que uno, así que se pasan por aquel lugar todos mis años de estudio y quieren que hagan lo que ellos quieren aunque esté mal…

    No sé que es peor.

  11. Solentiname dice:

    Humo: Graziaz. Ya estamos en eso de la búsqueda de la segunda opinión. Es que es eso: que no me llenen de tonteras y que no abusen sabiendo que por cariño a un animalito, uno hace lo que se necesite para que él esté bien.

    Marcelo: Por suerte hasta ahora Fuser no ha estado grave. Ni quisiera imaginármelo en ese estado. // Esa es otra alternativa de cliente, el que tiene derecho a preguntar de todo. Y es válido. Entonci lo mandai a la punta del cerro?

    Ana: Como abogado, no hay que olvidarse que lo que tengo enfrente es a una persona que no está durmiendo en las noches del susto de verse envuelto en algo legal. Por eso, nada mejor que ponerse en sus zapatos.

    Bandido: Yo solo espero que cuando sea Santiago el que ocupe doctor, no me pase esto. Soy capaz de apertrecharme en el hospital de niños! Y es que eso pienso, Fuser, al final es solo un perrito, pero y si te dicen de un hijo que está con dolor, que pasará enfermito el resto de sus días? y de repente te dicen que no, que era un poco más grave…

    Flo: pos no sé. Tras de que era chineado se me va a poner insoportable. Pero no importa. Yo lo consiento.

    Analú: Yo también tengo clientes de esos que se creen abogados… y hasta modifican escritos y todo y uno se debate entre dejarlos que se lleven el sopapo o armarse de paciencia y explicarles.

  12. zuzurro dice:

    mmm buen punto!

    todos aman a los perros y uno lo que sabe es de comprarle alimento y peinarlos… mmm deberían de darlos con folleto!

    eso haré con mis pacientes psiquiátricos!

  13. Solentiname dice:

    Sirena: Pues ya ando buscando segunda opinión de Fuser y tu recomendación la estoy tomando en cuenta.

    Zuzu: Folleto para pacientes siquiátricos… deberían darte el nobel, por lo menos.

  14. ilana dice:

    Ni hablar, espero que se mejore, mientras tanto aquí en la lucha con un criajo que dice no poder respirar por el pelo que por algún motivo extraño le da comezón en la naríz y por qué carajos no la dejé ir a México con su papá… aunque está con fiebre aún (o sea, al menos el Fuser no te puede reclamar nada).

  15. yuré dice:

    Cuidarlo bien es una excelente inversión de la que no te arrepentirás nunca. Especialmente, si haces lo que yo: engordarlo para que rinda en la cena de navidad.

  16. tugocr dice:

    Excelente comparación, un punto de vista que no me había pasado por la mente. Acá es cuando se diferencia entre el que sabe y que es listo.

Y vos, ¿qué pensás?