Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

El alto

Uno de los que vende lotería, tiene la piel como porcelana y es evidente que se saca las cejas. Se las delínea. La cara no se le va con los chores largos de mezclilla o con la gorrita blanca.

El que hace el malabarismo, tiene pelo de rasta, amarrado con un pañuelo. Cuando sonríe, se evidencia que le falta un diente de por medio. Ironías de la vida, anda un collar de colmillos. Los mismos que le faltan unos centímetros más arriba.

Este otro vendedor, tiene los ojos como un vitral lleno de colores azulitos. Es alto y grueso. Es de los que les deben haber dicho machillos desde que estabn chiquitos. Vacila con el taxista y se dan de golpes con esa forma peculiar que tienen los hombres de mostrarse cariño.

Un tipo mira con los brazos cruzados, con un periódico en la mano y llaves en la otra. Los anteojos, oscuros. No se puede ver qué está pensando.

Yo veo todo ese mosaico, los 30 segundos del alto y pienso qué pensarán de mí, cuando me ven en mi patomóvil amarillo, manejando, mirando.

Google+TwitterPinterestFacebook

2 gotas de lluvia en “El alto”

  1. terox dice:

    Cuando leí el título, me dije: “Siguen los posts de galanes” jajajaja. Lo más notable de los últimos tiempos es que han aparecido mini-circos en algunos semáforos… esos maes me caen bien, porque no exigen, y bien que mal, dan algo a cambio… aunque sean 25 segundos de entretenimiento… yo recuerdo cuando hace 20 años o más no te pedían en casi ningún semáforo, excepto, creo, en el que queda a al par de la soda Tapia del Gimnasio… ese semáforo lo “trabajaba” una familia (?) de carajillos…

  2. tetrabrik dice:

    🙂

Y vos, ¿qué pensás?