Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Llegó carta…

Desde Santiago de Chile a mi Inbox. Y dice (y cito):

Es muy grato para nosotros comunicarle que su obra titulada “Promesa para un Hijo” ha sido seleccionada por nuestro Jurado, como uno de los 34 relatos ganadores de la versión 2008 de Chile con mis ojos.

(Es el segundo año consecutivo que recibo un correo así. Van dos años, pues, que me seleccionan. Al Igual que el año pasado, Televisión Nacional de Chile hace un video, lo pasan en la señal internacional, me hacen un cuadro alusivo y además se publica junto con los demás relatos.)

Este fue mi cuentito:

Caupolicán cabalgaba en las pesadillas de los conquistadores, en el temblor del aire que presagiaba su ataque. A todo galope, recorría los campamentos españoles. Sus palabras potentes atravesaban la noche: “Yo maté a Valdivia. ¡YO!”.

En el gran Toqui, América entera resistía. Su pueblo no conocería ni dios ni amo.

Murió como mueren los hombres valientes: traicionado. Se sentó en la pica que le atravesó las entrañas, con los ojos muy abiertos, fijos en los verdugos que nunca lo vieron derrotado.

En la noche más larga de Chile, cuando la fuerza se impuso a la razón y los sueños fueron fusilados; en el Estadio del que nunca me habla, mi padre fue Caupolicán.

Por ti, mi niño, yo seré mil Caupolicanes.

Esta historia no es mía. Me la regaló mi amigo Camilo una vez que me contó lo que le contaba su papá cuando Camilo estaba pequeño. Cuando Camilo fue papá del Matías, yo quise hacerle un cuentito a la medida de regalo, para que el Mati supiera un poco del Chile de su papá y de su abuelo.

(Algunos datos esclarecedores: Caupolicán fue un indio araucano que impidió que los españoles terminaran de conquistar América. Los araucanos mantuvieron a raya a los conquistadores casi 400 años, matando incluso a Pedro de Valdivia, que fue el conquistador de Chile. Toqui es la palabra mapuche que se usa para designar al jefe. Fue traicionado por otro indio y murió atravesado por la pica en la Plaza de Armas de Santiago, sin una sola queja. El escudo de Chile dice “por la razón o por la fuerza”, por eso usé esas dos palabras.)

Yo me siento, pues, qué te diré, muy contenta. A la vez, tengo un poco de miedo. Tal vez sea una señal de que debería ponerme a escribir en serio.

Ya le avisé ya a los más cercanos. Pero me falta algo. Quisiera poder irme a la casa de mi abuela, abrir la puerta y encontrarla de delantal en la cocina. Darle un beso, comerme un pedazo de zanahoria cruda y darle a ella, de primera, la noticia “Viste Mimí? hoy, justo hoy me avisaron. Apenas para que celebremos tu cumpleaños!”

Google+TwitterPinterestFacebook

9 gotas de lluvia en “Llegó carta…”

  1. Susana dice:

    Ella está con vos, celebrando este regalo que le das en su cumpleaños y apuesto a que oís su voz diciéndote que sí, que ya es hora de ponerse a escribir en serio.

    Felicidades, a las dos.

  2. Beto dice:

    Ey, felicidades 😀

    Ves, por cosas como ésta es que juraba que vos eras de la tierra del cobre y Neruda. Bueno, definitivamente un poquito sí. Al menos sentimentalente.

    Yo digo que son señales… 🙂

  3. Zunga dice:

    Muchas felicidades. Y concuerdo con Susana, tal vez “ya es hora de que te pongás a escribir en serio”. No dudo de lo bien que lo harías y el gusto que tendría yo en leerlo. Saludos

  4. furia dice:

    Sí, mujer. Ya es hora de que te dediqués a esto en serio.
    Felicidades mil.

  5. Humo en tus ojos dice:

    Felicidades por segundo año!!! Viendo todas esas señas, ¿entonces para cuándo?

  6. Eudesc dice:

    n momento, un momento.
    A ver.
    ¿Has reproducido aquí todo el cuentito? ¿Entero?

    ¿…?

    Soy un admirador, así que no hablamos de calidad, sino de cantidad: ¿Esas diez líneas son todo el relato o podemos leerlo entero en algún otro lugar?

    Otra cosilla. Dices que los araucanos mantuvieron a raya a los conquistadores casi 400 años. Eso nos lleva a finales del siglo 19. ¿Necesito una clave para entender eso o es un simple error de cifra?

    Si te lo tomas en serio quiero un ejemplar dedicado cuando vengas por mi pueblo de gira promocional.

    🙂

  7. Solentiname dice:

    Susana; graziaz.

    Beto: Sí, un poquito, específicamente en el pecho, hacia la izquierda y hace Tun-Tun. 😉

    Zunga: graziaz

    Furia: si, no?

    Eusdec: Pues el dato es correcto. Del bío bío al sur los españoles nunca pudieron pasar salvo excepciones en pueblos costeros. Por eso, el gobierno de CHile en 1850 ofreció tierras a los alemanes a ver si apaciguaban a la indiada, que toda vía anda dando guerra. Dame tu mail y te mando la versión larga de la historia. Dame el nombre de tu pueblo, y te visito encantada.

  8. Anchas Alamedas » Blog Archive » 11 de setiembre dice:

    […] pienso en mi suegro, que en días como hoy,  no dice nada, pero que ayer ya me avisó que mi cuentito está al aire en TVN y me dice que es muy emotivo, que es el mejor que ha visto, que valió la pena […]

  9. Anchas Alamedas » Blog Archive » Mi cuentito en TVN: Promesa para un hijo dice:

    […] les había contado de que nuevamente tuvimos el honor de ser seleccionados (que quiénes somos nosotros? ah, sí eeeh: me, myself and I) en el concurso internacional de Chile […]

Y vos, ¿qué pensás?