Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Spooked

Ayer llego a la oficina y me reciben con la noticia que murió el papá de un cliente. No me había acabado de sentar cuando ya iba de camino al funeral. El cura, probablemente deseoso de crear impacto, se puso a reflexionar de qué horrible que era eso, de enfrentarse solo a la muerte, con ese momento de profundo pánico, esa certeza de que habías picado el tiquete.

Mi amiga, esotérica declarada, demasiado emocionada con mis coqueteos con la parapsicología, me pide que le todos los detalles sangrientos, tratando de medir ella mi grado de enchufamiento al mundo del más allá y envidiándome la experiencia de darme codo a codo con energías de esas.

Un amigo me dice que me vio y me saludó el jueves pasado en el parqueo de un banco, que no pudo ser otra más que yo, por razones de estatura y que lo saludé con la mano. Yo le juro y le rejuro que ese día yo estaba muy muy lejos. Sospechamos del don de la ubicuidad, como San Martín de Porres.

Anoche tuve noche de perros, con menos de tres horas de sueño. En el poco tiempo que dormí, soñé que había una mujer mayor, vestida de azul, parada en la puerta del cuarto. Me desperté gritando.

Me siento con necesidad imperiosa de pasar el día escuchando tangos.

Y el tiro de gracia: anoche me llaman y me honran con el pedido de escribir una crónica. Eso sí, de muertos. Hoy ando todo el día, a pesar de la sensación de arena en la cabeza, tramitando permisos para estar presente en una autopsia y para contar el cuento.

Ante el riesgo de que no sea coincidencia, ya empecé la aplicación de mi propia limpia, a punta de música de Roberto Carlos y pensar en cosas bonitas, como los Muppets o en mi perrito Fuser, por ejemplo.

Google+TwitterPinterestFacebook

4 gotas de lluvia en “Spooked”

  1. Tomás Goic dice:

    Que va este relato me suena a pura Dimensión Desconocida, un poco de acontecimientos extraños entre-relacionados, y con respecto a la autopsia esa es una de las cosas que desde hace varios años he querido ver en vivo, a de ser muy interesante, claro en cuerpos en buen estado porque en uno en estado de descomposición no creo que sea muy agradable almenos que ya se esté muy acostumbrado.

    Saludos!!!

  2. Dean CóRnito dice:

    Yo paso. Hago arcadas de sólo pensar en presenciar una autopsia. Pero espero con ansias la crónica. ¿En una revista que mi esposa no me dejaría ver?

  3. Julia dice:

    La muerte no es como la pintan.
    vas a ver.
    😉

    Te recomiendo a Elizabeth Kubler Ross. En serio. Te ayuda a comenzar a darle crédito a otras maneras de verla.

    Te dejo una cancioncita linda:
    “Que pena tiene la muerte,
    cuando de su calavera
    siente crecer en silencio,
    la flor de la primavera.”

    Otra: ver la película WIT, con Emma Thompson. Maravillosa.

  4. Bandidocr dice:

    Echese la temporada de CSI entera para que agarre volados, te has fijado que ninguno arruga la nariz sin importar lo putrefacto del paciente? Un peinado y un porte como el de la(s) macha(s) conviene ensayar…..

Y vos, ¿qué pensás?