Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Cosas tontas

Entotoroto al Antídoto que vamos a la embajada que es cine chileno, que esta es de las vivencias de los hijos de los exiliados, que cada cuánto ves una película donde hablen de gente como vos, que vamos, que estoquelootro.

Y vamos. Y vemos la peli. Y uno de los exiliados, hablando como quien cuenta lo que vio en la feria el sábado dice en medio documental, al hablar sobre lo que él le ha dicho a sus hijos:

“ Yo les conté todo, porque a mí me hicieron cosas, lo típico, los milicos: me pusieron electricidad, me sacaron la cresta, me golpearon, me tuvieron vendado, me amenazaron, me decían que me iban a matar, me hundieron en agua, me tuvieron colgado, me mataron un hermano, a mis viejos. Cosas, así, lo usual, cosas tontas. Pero otros compañeros vivieron cosas, terribles, experiencias que… experiencias que yo no sabría cómo hablarlas con mis hijos”

Y de nuevo el silencio. Ya van 33 años. 33. Y el silencio.

Del martes pasado en 15 vamos de nuevo.

Google+TwitterPinterestFacebook

9 gotas de lluvia en “Cosas tontas”

  1. furia dice:

    juep… qué cosas tontas, ¿no? Lo peor es el silencio que se aloja en los pedacitos que no se cuentan…

  2. Beto dice:

    Mucho da en qué pensar esa frase y la naturalidad con la que lo dice el exiliado. A veces se me mete el agua y se me ocurre que quizás y precisamente por no haber pasado lo que pasó el pueblo chileno es que a nosotros nos falta carácter y seguimos siendo así de faldas miadas para todo. Pero no sé, no sé…

  3. Solentiname dice:

    Furia: Otro de los que salía en el documental dijo que no podía aun hoy hablar de lo que él pasó. Otro más no dijo nada, solo se le salieron las lágrimas.

    Beto: Pues sí. A cuánto debe llegar el terror para que se corra la marca de cosas tontas? Vale la pena pagar ese precio? Yo diría que no. Pero sí reconozco que ellos aprecian mejor el valor de muchas cosas que nosotros damos por sentadas.

  4. marcelo dice:

    Si bien es muy fuerte que diga con tanta despreocupación que son “cosas tontas”, creo que lo que quiere decir en el fondo es que a otra gente lo que le hicieron fue torturar a sus compañeros, hermanos, padres, hijos justo en frente de sus ojos. En esa circunstancia creo que las “tonterías” dejan de serlo.

    Creo que se trata de dolor físico vs dolor mental.

  5. Solentiname dice:

    Marcelo: Eso lo tengo clarísimo. Lo que me sorprende y me estristece es pensar en qué pudo haber visto ese hombre para decir que lo suyo fue cualquier cosa comparado con los demás. Pienso además en el padre de un amigo, que nos quiere demasiado y es muy amoroso, que tampoco habla de lo que vivió. Y me duele.

  6. Julia Ardón dice:

    Cada quien tiene su propia manera de buscar sanarse.
    Quizá algunos o algunas nunca lo logren y tengan que volver…
    Otros y otras tienen la dicha de la palabra…que es eso la “dicción”, que evita las a-dicciones….
    que no son más que apegos, apegos al dolor, al sufrimiento, a no poder pasar la página, a que se te quede apelotada por dentro y te duela más…

    dolor, dolor…cuánto dolor…

  7. ilana dice:

    sí, cuánto dolor… y también, decir que fue “cualquier cosa” es, a la vez, una manera de albergarse en la experiencia común, protegerse, distanciarse y a sus hijos del terror personal… claro está que hay que hablarlas cosas, pero también, pienso que hay cosas que nadie tiene obligación de compartir desde su propia subjetividad… no sé…

  8. Ahora que tengo pies... dice:

    ¡qué espanto! ese dolor brutal que comparado con otros dolores “es una tontería”… por eso hay que seguir hablando, diciendo, contando, denunciando, no importa si pasan 33 o 100, que nunca se olvide en lo colectivo lo que definitivamente no se podrá olvidar jamás en lo personal.

  9. tetrabrik dice:

    cuál peli era?

Y vos, ¿qué pensás?