Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

La Solteronidad, como una condición a evitarse

Sábado de cualquier mes del último año. Yo, sentadita en un pupitre de un aula de mi facultad, tratando de poner atención, pero molesta de estar escuchando anécdotas y logros personales en lugar de información útil.

Entonces la profe dice “Lo que Sole apunta es de suma importancia, porque blah blah blah”.

Me cambia la actitud. Quién es? De dónde nos conocemos? Le caigo mal o directo me odia? Será alguien de quién tenía que acordarme? Cómo disimulo ahora tanto aburrimiento? Cómo me muestro simpática?

En el recreo, se me acerca y me pregunta si ella y yo salimos del mismo Colegio. Resulta que sí. Tengo la excusa que los mayores nunca estábamos obligados a recordar a la mostacilla. Comparamos recuerdos, profes y conocidos. Queda claramente establecido que yo soy apenas dos años mayor que ella. Se agota el tema y entonces ingresa, pesado, el silencio. Digo cualquier cosa para salir del paso, algo así como “Qué tema tan interesante!” y de repente, me dice:

“Sí, vieras que mi novio es de Timboktú y viene todos los meses, ocho días al año a verme; todos los meses, sin faltar ninguno”.

A mí, me lo dice. Como para defenderse del ataque de mi presencia, de compartirme este pedacito de información personal que revela que tiene más de treinta años. A mí me lo dice, que no me conoce, que no sabe quién soy, que no soy su amiga ni su hermana ni su nada. A mí, para que me quede claro, por cualquier cosa, que a pesar de tener más de treinta, ella no está sola, que tiene a alguien que la quiere tanto, que paga una vez al mes un tiquete de avión completo y recorre el mar para verla.

A mí, que me quedo pensando si el Timbotucense tendrá novia en su país de origen y esto será un lance tropical apenas para las visitas de trabajo, como tantos otros. A mí, que me duele verle esa soledad, esa necesidad de reafirmarse con una extraña, ese “tengo novio, sabés?” que no me impresiona. A mí, que la palabra novio, ya para estas alturas de la vida, me parece demasiado quinceañera, demasiado decente. A mí, que talvez hace mucho, ese despliegue de plumitas de colores me hubiera hecho sentir secretamente humillada, obligándome a compararme, perdiéndome ante la exigencia social, pero que ahora, pensándolo, casi que me da lástima.

Google+TwitterPinterestFacebook

7 gotas de lluvia en “La Solteronidad, como una condición a evitarse”

  1. ilana dice:

    sí, hasta pena ajena da… eso se debería de llamar amante y asumirse como tal, y disfrutarlo… sin embargo…

  2. Julia Ardón dice:

    Amores, propios o ajenos: siempre misterio. Hoy es así, mañana no se sabe.

  3. Maria dice:

    Hola Sole¡. Muy bueno como siempre¡
    Gracias por pasar por bacterias¡ es al menos un inicio¡

  4. Anonymous dice:

    Con respecto a lo que dice Ilana, que no debería llamarse novio sino “amante”, cuidado! Cada día se vuelve más común hablar de “mi novio” porque suena más decente, más normal. Nadie diría mi “amante”. Cuántos viven en unión libre y nadie dice “vivo juntado”, ahora se dice “vivo con mi novio”. La hipocrecía es mucha, Ilana, empecemos a llamar las cosas por su nombre o disculpemos a todos pero no nos traguemos el camello y colemos el mosquito.

    Con respecto a la muchacha de la historia, porque ser tan morbosos de suponer que su novio tiene una esposa o novia en su país y ella es su amante. A lo mejor es de verdad su novia, y a lo mejor de verdad la quiere y a lo mejor paga un boleto de avión para venir a verla una vez al mes. A mí me pasó y eso no significaba que él tuviera una esposa o amante en su país, sencillamente que los dos vivíamos en países separados, hasta que lo arreglamos.

    No seamos tan morbosos, por favor.

  5. Nayuribe dice:

    Yo vivo en concubinato escandaloso desde hace 7 años, en realidad en unión libre lo de concubinato escandaloso lo utilizo porque me facina la cara de algunos que se imagina que soy la amante de alguno que lleva una doble vida y yo soy la otra. El morbo se desata con furia y los chismes corren por la oficina, y en mi antiguo barrio.
    Huy esta sociedad hipócrita y morbosa. Que ironia siglo XXI con mente de la edad media.

  6. Bandidocr dice:

    Y los que llevamos la vida simple y nada loca con la doña y los güilas, que somos? Especie en vias de extinción?

  7. Solentiname dice:

    Nayuribe: Lo que más alimenta los chismes es no dar explicaciones y generar más confusiones… jejeje

    Bandido: cóoooomo? casado? sí, parece que la vida normal no está a la altura de lo que exige la posmodernidá. Si no conociste al amor de tu vida vía chat, no somos nada! 🙂

Y vos, ¿qué pensás?