Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Números favoritos

Mi número favorito, para cuando me pongo dramática, es treinta y cuatro mil doscientos veintionce, para denotar una cantidad exagerada de algo. De llamadas, por ejemplo. De cosas pendientes. As in “nos van meter treinta y cuatro mil doscientas veintionce demandas”.

Para rifas, adivinanzas, solicitudes de “que diga un número la dama” prefiero el 5 o combinanciones del 7, como el 14 o el 70, por ninguna razón en específico. Sin cábala. Sin brujería. Como cuando a uno le gusta el cas. Puro gusto ancestral.

El número favorito de mis jefes es “no sé cuántas veces“, que a veces se traduce en “hasta cuándo?” o, en su defecto, “honorarios“. Puede ser que no usen numeritos propiamente dichos, pero su sistema funciona y con eso basta para que estén contentos. Usualmente los usan en el contexto de amenazas, regañadas (a propios y extraños) y cuando conocen a un cliente nuevo. Ah, y cuando hablan de esos que insisten en oponerse al TLC.

El número favorito del Patán es pichacientos. As in “por culpa del puto viaje, tengo pichacientos emails sin leer” o “Te he dicho pichacientas veces que no” y cuando quiere darle énfasis a las cosas, lo combina con mi número favorito “Si no hacemos eso, nos van a coger pichacientas treinta y cuatro mil veintionce veces”. Ese último uso suele acompañarse de espuma en la boca, ojos chinos de la rabia y el puño al aire. El Patán no se distingue, como es sabido, por lo selecto de su boca.

El número favorito del Antídoto es “nosotros“. Cuando le pregunto, dice que es un número que refleja cantidades con millones de millones de dígitos ubicados a la derecha del punto. A mí ese número me suena como a “siempre“. Y tal vez, tal vez, lo convierta en uno de mis números favoritos. Ese, el de siempre, que tiene como un color amarillo y a veces como un color azulito

Google+TwitterPinterestFacebook

8 gotas de lluvia en “Números favoritos”

  1. Buitre Desahuciado dice:

    ¡Como la dulzaina! Un bonito siempre.

    Mi superlativo es el 3: “¡Alá me guarde tres veces!” -que en Buitre significa: que no me pase, que yo no no actúe igual…-

    Mi hiperlativo es el 3 y medio: “Ya se lo dije 3 veces y media”

    Para decir mucha cantidad inespecífica de alguna cosa es chorrocientos o chorrocientos mil

    Mi número de la lotería es el 04, 40 o el 44. Tengo una relación rara con el 4, a secas, es un número cabrón pero era el número de la camisa del único uniforme del equipo futbol de los amigos del cole y que he tenido en mi vida.

  2. Anonymous dice:

    Eso del número nosotros me sonó. Creo que yo también podría implementarlo de ahora en adelante.
    COn respecto a los números, pues el 20 es el mío. Siempre. Para hacer referencia a muchos siempre es un montón o montononón.
    Insisto, me gustó mucho eso del número nosotros.

  3. tugocr dice:

    Que lindo ese “siempre” porque no sonó a sentencia. Entre líneas esta hard.

  4. Anonymous dice:

    Qué bonito post. Yo utilizo el “ciento y picha de veces” cuando me enojo… y para hacer un encantamiento de rechazo “siete veces cancelado”. Mi número favorito, es el 8. Hoy mi hermana lo llevaba puesto en la camiseta de la selección de voleyball de Cartago. Y ganó.

  5. Anonymous dice:

    Mi número favorito para exagerar es ciento treinta y cuatro mil seiscientos trece. A veces, cuando hago referencia a la nota de algún estudiante o al estado de mi billetera uso el cero mil cero cientos cero cero.

  6. Humo en tus ojos dice:

    aprrrrrr
    que dulce que nos saliera siempre nosotros

  7. Anonymous dice:

    Me enacnto el número nosotros, es lo que ahora necesito¡¡¡

    María

  8. Susana dice:

    🙂 Me gustó este post. Mi calificación es un “nosotros”.

Y vos, ¿qué pensás?