Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Tratamiento para una compulsión de compras

Me coloco ante el mall en actitud contemplativa
Tarjeta de crédito plateada en mano
Respiro hondo tres veces
e intento futilmente convencerme:
Solo se compra lo necesario

Google+TwitterPinterestFacebook

7 gotas de lluvia en “Tratamiento para una compulsión de compras”

  1. marcelo dice:

    ¡No se vale!

    Así estás cambiando el problema de lugar: redefinir “necesario”.

    De pronto “necesario” es el chunchito amarillo con puntos verdes y una rayita roja.

    🙂

  2. beto dice:

    La imagen del estado de cuenta mensual con muchos ceros a la derecha es el mejor antídoto contra las compras impulsivas…

    Dímelo a mí. :S

  3. Ana dice:

    Tiene razón Marcelo, a veces en lugar de llevar lista de compras debería llevarse una lista de prioridades (bien planteadas)

  4. Eduardo Mora dice:

    Como antiguo existencialista te recomiendo: Comamos, bebamos y gastemos que mañana moriremos. Si te gusta cómpralo. Haz girar la rueda del capitalismo!!!

    (Hasta que llegue ese terrible día 3 del mes y aparezca el estado de cuenta de la tarjetica)

  5. Sardina albina dice:

    Sí, solo lo necesario. Como las pantuflas peludas rosadas. Los cojines chinos. Una cartuchera de Hello Kitty. Un juguete para Fuser. Musica tradicional africana en la Universal, porque OJO está a 50% descuento!

  6. Humo en tus ojos dice:

    Solo lo necesario: El brincoteo de mi ojo siniestro y agitador se redujo considerablemente el miércoles por la noche… no precisamente por el yoga… si no por unos bellos zapatos… imprescindibles para el alivio del ojo, no de los pies!!!
    😉

  7. Xand dice:

    Yo sufro de eso cada viernes… Tengo cuatro horas disponibles en el Mall entre el fin de una clase y la hora de ingreso a mi trabajo. Los viernes sufro, enormemente…

    Saludos

Y vos, ¿qué pensás?