Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

La creación del mundo según Mimí y otras hierbas

De adolescente, con morbosa maldad, armada con un ateísmo fiero e irrespetuoso y Nietzsche de mi lado, disfrutaba de cuestionarle a Mimí sus creencias de campesina nicaragüense, de segundo grado de escuela, de pasados de hincarse todos con el cura del pueblo ante el paso de un avión por el cielo de Nandaime.

Aprovechaba los domingos como a las ocho y media. Me negaba tercamente a acompañarla a misa o la sentenciaba muy envalentonada “Voy. Pero no me hinco ni respondo una sola de esas oraciones. Ni pienso comulgar, cantar, confesarme o darle la paz a ninguno de esos comesantoscagadiablos! Advertida!”

Mimí no podía creer que yo estuviera en la trinchera del otro lado, se secaba las manos en el delantal, lo ponía en la mesa y empezaba a discutirme de vuelta. Yo tenía claro que eso terminaría entre gritos y acusaciones de hereje y apostáta y pretendés vivir como los animales!!!demuéstreme que dios existees culpa de tu mama por no educarte con temor a diossi dios fuera bueno mi papá no se hubiera muertoayhijodemialma te me volverías a morir de ver a esta criatura así de perdida… si no te quisiera tanto te volvería la boca al culoMimí no hable paja usté no se anima a pegarmepor estar diciendo esas cosas, para terminar con su dedo señalador de ángel vengador mostrándome drástica la puerta y el portón para que yo abandonara su casa que era mi paraíso y no volviera, mirándome con los ojos negros como los míos y los de suhijodesualma que decían “arrepentite. arrepentite y pedime perdón a tiempo…”

Y seguía:
Altaneraaaaa! Insolenteeeee!!! Arrogante!!! Hablarle así a tu abuela!!! APRENDÉ A VIVIRRRRRR!!”


No me levantaba la voz. Tampoco hacía falta. Me lo decía entre dientes con ese siseo tan característico del que se lo está llevando puta del colerón y que traga grueso para poder controlarse.

Pero me aguantaba todo eso, porque antes de la sentencia de la expulsión, Mimí, con dramas y movimientos teatrales, se sentía como actriz argentina de las películas de los años cuarenta a blanco y negro que tanto admiraba, y a falta de un tango apropiado para la ocasión, me recetaba uno de sus ejemplos favoritos de su visión personal y particular de la creación del mundo y de nosotros, sus criaturas.

Ella se imaginaba el cielo algo así como un enorme sambódromo presidido por dios como rey del carnaval. Un silencio enorme entre las multitudes que se reunían a presenciar el milagro de la creación de los seres humanos cuando dios, en persona, diera la señal.


“Cuando Dios dijo “salgan los insolentes” venías vos de primera, encabezando el desfile, con todo y bandera y estandarte, cinta en el pecho y paso de bastonera, sonando pitos y trompetas a todo cachete y dirigiendo a los demás”


Lo decía como si ella hubiera estado allí, sentada en el palomar el sambódromo celestial, presenciando el ingreso al mundo de la raza de malcriados que según ella yo representaba a cabalidad entre gritos y música y aplausos y miles de papelitos de colores ondeando en el aire y un público vuelto loco aplaudiendo el arribo de todas las delegaciones de seres humanos.

Y ahí yo estallaba de la risa y ella no se podía contener y nos carcajeábamos juntas de la imagen. Dejábamos atrás la escena, la actuación y el pleito, y yo volvía a ser su “madrecita” y ella mi Mimí y tomábamos feca jugando al billar y se nos iban las tardes.

Creo que Mimí no debe haber andado tan perdida. Porque yo, tratando de reencontrar mis caminos y personas, he conocido hombres de los que Mimí hubiera dicho que encabezaban la delegación de los hijos de puta y con méritos sobrados para hacerlo. Que la posición de capitán de comparsa no era solo una y que cuando una pensaba que nadie podía superar esa hijueputez, aparecía otro que te demostraba que one ain’t seen nothin’ yet, superándolo con creces.

Además sé que no he sido solo yo la que hizo ese llamado público de “Levanten la mano los hijos de puta” (también conocido como “Cabrones a mí”) para ir soplada a buscarlos y creer que podía tener con alguno de ellos algo lindo, que sé yo, digamos que una relación de pareja, por ejemplo. Somos, creo, la mayoría de las mujeres, o al menos la mayoría de las mujeres que conozco, las que confiesan como si fuera un vicio malo y en secreto “Vieras como me atraen los carepichas. Pueden haber 300 maes que son un pan de dios, que si hay uno fuerte y malo, por ese caigo yo derretida.”

No digo que todos los hombres son unos hijos de puta o siquiera iguales. Eso es un prejuicio nacido del dolor. Digo que los que lo son, son un peligro latente, una tentación dañina, como cuando uno tiene predisposición genética al alcoholismo o los alimentos grasosos y sabrosos como los toreaditos, pero que son malos para el corazón.

También he escuchado las quejas del otro lado: ”Mirá, mi mama con el cuento ese de la liberación femenina y todos somos iguales, me enseñó a lavar, planchar, barrer, lavar, recoger regueros y ayudar en todo. Majado, toda la infancia, por una mujer. Y ya de viejo conoce uno chavalas que le dicen que uno es muy lindo, pero que lo quieren como amigo o peor, como un hermano. Ah, pero eso sí, se vuelven loquiticas por los machos rematados que las ponen de putas personales y empleadas y las tratan a la patada. Ves el daño? Lo ves? No me salgás con mierdas de que me hicieron ni sensible ni colaborador y que muchas se morirían por conocer un mae como yo. Eso es hablada de revista de hembras. Maricón fue lo que me hicieron. MARICON!”

Es que es algo casi en el nivel de tendencia antropológica de la atracción al más fuerte. Es innegable que hace doscientos mil años, en una cueva húmeda, con hambre, frío, una marimba de chiquitines sobrevivientes de hambres y enfermedades y un tigre dientes de sable dándome la vueltica y relamiéndose de pensar en uno de aperitivo, cualquiera de nosotras necesitaba al más fuerte y al más rudo. Pero hoy, que yo proveo para mí, puedo controlar el arribo de la marimba, me la paso a dieta, tengo mi suetica preferida y decido donde me encuevo, y hay otras opciones distintas a patanes en el mercado, esa necesidad pierde la razón de ser.

Y no estaría mal si el corazón de uno fuera como esas pelotas de hule duras que se venden para perritos. A prueba de colmillos y que rebotan en cualquier superficie, que se secan después de babeadas y sobreviven al sol y la lluvia en los patios, que no necesitan a nadie que se preocupe por ellas, que les diga “quehacésahi” o que las quiera. Pero resulta que el corazón de una suele tener la mala costumbre de ser más bien como una cajita de vitrales de colores, pequeño y delicado que se quiebra con los golpes y cuando se rompe solo repare pedazos que suelen cortar al que se arrime.

Para hacer vidrio se necesita arena y se necesita mar y se necesita fuego
y se necesita dedicación y paciencia y con el soplo de la vida, moldearlo. Para romperlo, solo se requiere encontrar al que viniera encabezando el desfile cuando en el sambódromo celestial dios dijo “A ver! Que salgan los hijos de puta!”

Google+TwitterPinterestFacebook

18 gotas de lluvia en “La creación del mundo según Mimí y otras hierbas”

  1. Oscar dice:

    De usar sombrero, me lo quitaría para dar reconocimiento a un post como este: bien pensado, bien escrito y -para ponerle el clavel en el ojal- bien ambientado musicalmente.
    Ahora si. Ya dije lo que venía a decir. Sigo mi camino, marchando alegremente al ritmo de tu samba (a cual categoría de la creación me adscribo, yo lo sabré pero me lo reservo)
    😉

  2. marcelo dice:

    Bueno, pongámoslo de esta forma: algunas se casan (o tienen hijos, o ambas) con uno de los hijueputas que van al frente, con bastón y pito. ¿Cachaí?

  3. Maria dice:

    Celebro tu regreso¡¡¡y brindo por el, y le pido al Dios de Mimí que te aleje a todos los “carepicha” del camino.

    Muy bueno en serio, da mucho que pensar, pero que hay o habemos mujeres con esa adicción, es un hecho además de histórica determinado por ese cromosoma X que nos juega buenas y malas pasadas.

  4. Floriella dice:

    Clap, clap, clap, clap y clap! Sombreros afuera, frentes al suelo en reverencia y aplausos hasta que las palmas se pongan rojitas.
    Demasiado bueno, amiga!
    PS: Demasiado bueno…

  5. Ana dice:

    Genial Sole!! Con tanta propiedad que explicaba tu Mimí las cosas.
    De hecho ese vicio malo también le pasa a la mayoría que conozco, me pregunto si habrá cura.

  6. K@ren_cr dice:

    Sole… Si publicas un día un libro, por favor regalame tu verdadero nombre y porfa dame una cita para que me lo firmes…

    Tu Mimí irá con vos a todos lados, así como conmigo tantas cosas que me han dicho personas que amo. Lo de los que encabezan el desfile, es tan relativo, yo conozco ovejas que son peores que los lobos, y de esos, de verdad que he quedado curada!.

    Saludos

  7. Humo en tus ojos dice:

    Valió la pena la espera. Me he reído con eso de los cabrones a mi… podríamos hacer un grupo de apoyo a las bloggeras viciosas: Cabrones a mí adicted anónimas, ‘Hola mi nombre es Humo, el último cabrón a mi llegó hace 10 meses…’
    Pero sabés algo? Una metáfora consoladora: Si bien es un brete de los diablos soplar el vidrio y darle forma, o en mi caso modelar el barro y lograr que el fuego haga lo que uno quiere, sin que ningún idiota lo quiebre, la materia prima para volver a intentar -en vidrio o en barro- es de lo que más abunda en el planeta. So, pensemos mejor que if there’s a will there’s a way.

  8. Mariana Vignett dice:

    Me encantó este post! Me sentí tan identificada…. casi podría levantarme como hizo Humo y decir
    “Hola, mi nombre es Mariana y soy adicta a los cabrones”.
    Tan triste que es darle el corazón a alguien que no le importa! Y uno siempre sigue cayendo en el mismo círculo, una y otra vez, y aunque se esté herida y desconfiada… terminás igual ilusionándote con las cosas “bonitas” que le ves antes de saber lo cabrón que realmente era! Sólo uno hace eso!

  9. Sardina albina dice:

    Lo peor de todo es que no se presentan como son, los muy solapados. Vienen vestidos de bendición y cuando te das cuenta… RAS! Tooome pa’ que lleve y guarde pa’ mañana.

    Tal es el complejo de una que nunca más se vuelve a sentir segura en una relación, solo para que la tilden de neurótica.

  10. marcelo dice:

    Peeeermiso… meto la cuchara.

    Humo: el problema de Vds. las adictas es que están convencidas de que al cabrón se le puede enderezar. Vds. insisten en ver la persona buena y linda que está escondida ahí adentro y parece que no se dan cuenta que el tipo es cabrón por naturaleza, y que si se endereza es solo por un ratito.

    Mariana, Sardina: el verdadero cabrón siempre se mostró como tal. Son Vds. las que no los quieren ver como tales. Pero sí, están los que solo juegan de cabrones porque son Vds. las que nos han enseñado que eso les atrae…

    Y al margen: bueno no es lo mismo que pendejo.

  11. Tony dice:

    Recordé una poesía de Carmen Jodra Davó:

    ___________________________________
    CUANDO UNA TIENE SANGRE DE RAMERA…

    Cuando una tiene sangre de ramera,
    brutal desprecio hacia la mayoría,
    tendencia a decir no a todo consejo
    e inclinación al mal por el mal mismo,

    no podría ser casta aunque quisiera,
    integrarse en la masa no podría,
    y sin conseguir nada se hará viejo
    quien intente apartarla del abismo.

    Pero además ocurre
    que ella no pondrá nada de su parte.
    Ya tiene, y hace, y es, lo que prefiere;

    pensar siquiera en la virtud aburre
    a quien ha hecho del vicio todo un arte,
    y ni encuentra salida, ni la quiere.
    ___________________________________

    PD:… o “ramero”.

  12. Solentiname dice:

    Oz: Cualquiera de las delegaciones tiene ritmo.

    Marcelo: Claro que cacho… es que esos hijos de puta suelen encabezar los desfiles de ” a ver! que salgan los infieles!”

    María: será genético? lo podremos superar? terrible sería un determinismo al dolor.

    Flo: je! graziaz.

    Ana: dicen que la cura es como en cualquier otro vicio, salir corriendo y no caer en la tentación y si te ofrecen guaro, mejor juguito…

    Karen: graziaz… pero si son ovejas del mismo rebaño del “Salgan los hijos de puta”, era esperable.

    Humo: Apoyo el grupo de apoyo. jejejejeje, nos curaríamos con risa. Y sí, es cierto, no había pensado que material abunda.

    Mariana: Graziaz. sip, solo uno hace eso, y solo uno puede deshacer eso. The power of one!;)

    Sardina: comprendo plenamente el sentimiento. Lo lindo es cuando pensás que ya casi casi te sentís seguro y a veces, solo a veces, tenés razón.

    Marcelo (reloaded): a veces uno no los quiere cambiar. A veces uno cree que puede vivir así. Y si antropológicamente atraen es como para los hombres la atracción con los mujerones… les van a gustar. El punto no es que me guste, el punto es que le permita o no destruirme.

    Tony: EXACTO! me encantó ese poema. Es que es eso… uno no sale del lodazal hasta que le da la gana.

  13. marcelo dice:

    Sole… ¿vos querí quedá curá con risa?

  14. tugocr dice:

    (noc, noc) Por la pucha ma.., volví a llegar tarde… y este sambodromo como que ya esta vacío…y como que hubo fiesta acá… (tu-tu-tu-tu…sonidos de trompeta, KE SALGAN LOS TUGOS!!!!!) (YO DOY SALTOS Y LEVANTO LOS BRAZOS) (Pero no hay nadie que aplauda o silve!!)

  15. Cianuro dice:

    hey, falta el grupo de “Cabronas a mi” … (vuelve Paquita con calambres…)

  16. Humo en tus ojos dice:

    Ey suave Marcelo: Hay cabrones solapadísimos, que llegan como dice la Sardina (que además fue testigo del último) vestidos de bendición, y no necesariamente las adictas tenemos la buena intención de cambiarlos. Yo ya aprendí a aceptar a la gente como es, ya estoy lo suficientemente grandecita como para tener por meta redimir a nadie de sus vicios, menos a una pareja. El problema con los cabrones es que no son hombres transparentes, pero saben actuar muy bien como si lo fueran. A veces las señales no son tan evidentes como vos podés pensar.
    Cianurín: olvidate de Paquita de una sola vez!

  17. Sirena dice:

    Yo lo de la adicción a los cabrones o lo que llamo “complejo de enfermera” lo superé hace tiempo… y creí que entonces estaba salvada… pero no… me encontré con los de la categoría “imbéciles emocionales” que no son hijueputas pero duelen igual… Así que por ahí va el carnaval ahora… a ver si existen más categorías menos nefastas.

  18. yuré dice:

    Vieras las vertiginosas ventajas de tener un corazón fénix y conformarse con el maravilloso “mercy fuck” que nos toca a los valeverguistas que, como rémoras, oscilamos alrededor del h.p. tiburón. //En este mundo aguado, el saber que existe (o existió) una Mimí, hace que todo se vuelva aguadulce.

Y vos, ¿qué pensás?