Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

El atraso

Advertencia: Esto es un cuento. Es ficción. No necesariamente refleja mi opinión, ni mi vida, ni mis valores, ni mis decisiones. (digo, por aquello de los coleópteros o la liga itinerante cibernética de la moral y las buenas costumbres).

– Qué dicha que pudiste venir. Me urgía hablarte.
– Bueno, ya vine, ¿qué es la emergencia?
– No me hablés en ese tono. Espérate a que te cuente.
– Rápido, que no tengo tiempo. Tengo que estar en mi casa a más tardar a las ocho.
– Tengo un atraso.
– ¿Un atraso de qué?
– De cinco días. Un atraso
– ¿Para eso me llamaste?
– Bueno sí. Yo nunca te dije que ese día no estaba tomando pastillas, me las habían quitado por un mes. Pero por eso quería preguntarte y estar segura. Vos, cuando te operaste, te hiciste todos los espermogramas ¿verdad? Salieron en cero, ¿verdad?
– Claro. Ya te lo he dicho como mil veces.
– ¿Te los hiciste varias veces?
– Por lo menos cuatro
– Yo sé que es imposible, por fechas no me salen las cuentas, por tu operación, por todo, pero no dejo de asustarme. Por eso quería hablar con vos, para preguntarte del espermograma y además para no pasar esta preocupación horrible sola.
– Querías preocuparme a mí. Te felicito, ahora estoy hecho mierda y preocupado.
– Es la fecha, eso es todo. Aunque mi cerebro sabe que no es cierto, siempre me queda la duda. No duermo, no como, lloro, me río. Salgo a la calle, y veo, en cada esquina, mujeres embarazadas, bebés de brazos, cochecitos, juguetitos, ropita, zapatitos, comida de bebé, y lo peor, es que se acerca el día de la madre. Hay anuncios de eso en cada canal, en cada periódico, en cada esquina. Entro a mi casa y pienso que en dónde lo voy a meter, quién lo va a cuidar, quién me lo va a ver.
– Vos estás loca
– Tengo un amigo que en el último examen le salieron ciento veinte millones de espermatozoides. Ciento veinte millones. Ese escupe y te embaraza
– Talvés se hizo el examen muy pronto. Es que hay que esperarse un rato antes de hacerse las pruebas.
– No, él no se hizo la vasectomía, pero yo le revisé el examen y hasta le dije que era macho probado. Ahora la esposa de él va a tener gemelos. ¡gemelos! ¿Te imaginás? Yo me muero.
– Pero veamos las cosas con calma ¿Cuándo tenía que haber llegado? ¿Es normal que tengás atrasos?
– No sé, creo que el viernes pasado, pero desde hace diez años que tomaba las pastillas y esta es la primera vez que no sé con exactitud cuando era que llegaba. No puedo pensar en otra cosa. Pienso como le voy a decir a mi mamá que va a ser abuela, a mis hermanos, a mi jefe. Pienso, en mi trabajo, en dos bracitos y una pelotita que llora, un pitufito que me dice mamá…Eso, y también he tenido mucho estrés en la oficina, yo leí en algún lado que eso a veces, la atrasa.
– Dejá de pensar en eso, es peor para vos. No va a pasar nada. Nada. ¿Me oís?
– ¿Cómo sabés? No me ha bajado. Ya van cinco días y no me ha bajado. A ratos me pongo a pensar que ya el bebé ya viene, y me acaricio la panza y me lo imagino ahí, minúsculo, flotando. Hasta me pongo a pensar que si es varón se va a llamar Santiago Salvador y lo voy a educar para que sea de izquierda. No quiero una mujercita. No sabría que hacer con ella, ni como tratarla. Pero luego me pongo a pensar de donde voy a sacar el tiempo y la plata para mantenernos.
– Tranquila, tranquila
– ¡!Qué tranquila!! ¿Sabés lo que significa ésto? Que nadie me va a querer nunca, que voy a quedar como madre soltera, que nadie va a querer una solterona que carga un hijo de un extraño, que me voy a hacer gorda, amargada y vieja, que a cada chavalo que me admire las piernas va a salir corriendo cuando le diga que tengo un hijo, que ahora sí me coroné en el jueguito del sufrimiento, y que a vos no te importa.
– ¿Ya hablaste con el doctor? Puede ser que estés enferma y sea por eso
– ¿Para qué? Me manda directo al laboratorio. Y me va a hacer preguntas. De esas que vos me tenés prohibido que conteste so pena de abandono.
– ¿Porqué no te hacés la prueba del embarazo y salís de dudas?
– Te voy a decir porqué. Por que si sale positiva, ya no hay marcha atrás, se acaba la última esperanza de ir al baño corriendo en las mañanas buscando una mancha, una señal que me diga que todo era mentira o que, por lo menos, estoy ante un aborto espontáneo. Por que si sale positiva, el viernes agarro mis ahorros y el avión para Miami, me interno dos días y me regreso el lunes, y me despido de tener un hijo, porque en este momento de mi vida, no quiero cargar con eso. Y se acabó. No lo supo nadie, solo vos y eso no cuenta.
– No hablés así. Estás loca. Eso es un delito.
– En Estados Unidos no. Más delito sería que alguien como yo tuviera un hijo. Me da horror maltratarlo, lastimarlo, hacerlo pasar por el infierno del que yo vengo. No quiero eso para nadie, mucho menos para mi hijo. No quiero que tenga a mi mamá de abuela. No lo quiero ver llorar en un rincón porque nadie lo quiere y se siente solo. No quiero verlo retraído detrás de un libro, sin amigos. No lo quiero ver hablando solo, preguntándole al viento donde está su papá, que le cuente cómo era. Solo una cosa te digo. Si pasa una semana y nada, me hago la prueba. Yo te llamo para avisarte.
– Pero tranquila. Te estás ahogando en un vaso de agua. Mirá, es imposible un embarazo. Las pastillas te protegen por más tiempo, yo tengo los tubos cortados, las fecha no concuerdan.
– ¿Y si tu operación salió mal? ¿Y si se juntaron de nuevo los tubos?
– Para nada, si fuera así, ya habría muchas Nicolitas más corriendo por ahí desde hace un mucho tiempo…
– Es que sos bien descarado….
– ¿Qué te pasa? Es cierto. Nosotros no nos cuidamos, y después de Nicole no ha habido ningún otro bebé a pesar de … todo.
– No, no es eso..
– ¿Entonces?
– A tu amante no se le dice que te cogés a tu mujer sin previsión y las suficientes veces al año como para que ya hubieran habido muchos embarazos.

Google+TwitterPinterestFacebook

14 gotas de lluvia en “El atraso”

  1. tugocr dice:

    Sabes que me ha confirmado tu post?

    Comprender a una mujer en ese momento no, es imposible, habría que serlo para comprender.

    Lo que me confirma es la vasectomía tiene no es el simple corte o ligadura de los conductos seminales del hombre. De alguna manera nos corta el nervio de la culpa y el nervio del egoísmo-egocentrismo pasa a ser el más fuerte. Ya nada es nuestra culpa, ya todo nos vale verga, pues claro si ahora se es solo verga.
    He conocido a varios así y son iguales al del relato. Lo que quiere decir tambien que he conocido a varias con la misma historia “comunmente imaginaria”.

  2. Oscar dice:

    Vale que desde el arranque hiciste el disclaimer de rigor, porque si el tipo hubiera sido de carne y hueso en vez de ficticio, palabra que a toda costa me averiguo quien es, lo busco y le parto la “jeta” por patan y comemierda. Me estaria metiendo en algo que ni por asomo me corresponderia, lo se, pero me revienta que retoños de ramera asi anden sueltos y nos den tan mal nombre a los hombres medio decentitos que, te juro, todavia existimos.

  3. Solentiname dice:

    Tugo: Yo también creo que esto es de los pocos casos en que hay que estar en los zapatos de alguien para entender sus decisiones o respetarlas al menos. Es muuuy complejo y sí creo que es de las pocas cosas que un hombre puede entender por completo. Curiosamente, también es cierto que la gente que se corta los tubos tiene una vida sexual más tranquila, sin la sombra de un embarazo no deseado.

    Oscar: Graziaz de todos modos. Yo en lo que pienso es en el 20% de mamás solteras adolescentes que tenemos, donde los padres de sus hijos suelen ser hombres adultos y en muchos casos, casados. A esos patanes hay que pararlos. Y eso es, creo yo, una responsabilidad social. Y sí, yo sé que aun quedan hombres decentes. 🙂

  4. Dean CóRnito dice:

    Oscar, gracias por salir en defensa de los hombres medio decenticos. Tu mitad decente, se nota a la legua, es mucho más grande que la mía; yo a esos retoñitos de ramera no les hubiera buscado otro nombre más que hijos de la recontra puta 🙂

    Sole, tenés una manera regia de tratar los temas complicados. Aquí no te bastó con uno, te mandaste tres: la maternidad soltera, el aborto, y la infidelidad. Porque te conozco se que no pensás como el personaje de tu cuento, lo cual le da más fortaleza aún a ese personaje. Bravo.

  5. el quinto jinete dice:

    ¿Y si reflejara tu opinión, tu vida, tus valores, tus decisiones? Los coleópteros son molestos,mas inofensivos y La Liga Itinerante Cibernética de la Moral y las Buenas Costumbres son un conjunto de estantajos que ladran mucho, no muerden nada y se cagan a lo grande.

    Está bueno el cuento, por cierto.

  6. Solentiname dice:

    DEan: gracias… por todo 😉

    Quintu: bueno, la aclaración la hacía para evitar los comentarios moralistas que a veces te aterrizan que vienen a juzgar partiendo de que uno cuenta la realidad de todo y que no me hacen nada de gracia. Aunque tenés razón, igual los puedo borrar…

  7. ilana dice:

    Sole, muy bueno el cuento, y estoy con Quinto… no hace falta el disclaimer sólo porque el protagonista sea mujer, no lo hacés cuando escribís sobre Cuba aunque sabemos que no sos hombre cubano… quiero decir… los que juzgan juzgarán con o sin explicaciones y los demás apreciamos un buen relato sobre lo difícil que es ser humano y libre…

  8. Floriella dice:

    Tan válida es la situación que planteas, querida amiga, que fuera o no fuera vivida en carne propia, refleja con pelos y señas las congojas de muchas mujeres, no solo en este país, sino en todo el continente.
    Te juro que me llegó a los huesos la rabia de leer al hideputa ese, la forma de jactarse de su condición de macho prepotente y valeverguista (como si fuera merecedor de un Nobel) y encima de todo, juzgar a la mujer de delincuente!!! Hay que ver lo que hay que ver en esta vida…
    Te felicito, está fantástico el diálogo!

  9. analu dice:

    Hace unos meses toqué mucho el tema del aborto, en mi blog, en foros, en mi vida y mis conversas diarias con mis compas… al tratar el tema del aborto se toca sin quererlo el de una madre soltera, adolescente o joven, pero que no se siente capaz de ser madre, no está preparada.

    Es muy sencillo señalar, es muy sencillo sacar nuestro dedo índice y decir “niña mala” por pensar en un aborto, pero nadie puede saber por lo que pasa por la mente de una mujer al tener en cuenta esa posibilidad… y los hombres? para ellos siempre seá más fácil… no me malinterpreten, sé que será complicado también, pero jamás serán los que lleven por 9 meses esa cosita en su vientre, jamás será a los que señalen en la calle por la “torta”… en fin…

    Mmm es cool haber llegado hasta aquí sin haberse jalado una torta, pero sustos todos hemos pasado, y hemos pensado en TODAS las posibilidades… es bien complicado.

    Lindo post…

  10. medea dice:

    No recuerdo bien donde pero en estos últimos días leí una frase que decía: Si no confías en mi poder de decisión, como podés confiarme el cuidado de un niño?

    Y definitivamente, en los momentos de susto TODO mundo está embarazado, con bebés y te sale el tema d los carajillos hasta en la sopa.

    Excelente cuento.

  11. K@ren_cr dice:

    Sentí como que una lágrima se me venía a la cara…Recorde viejas conversaciones con amigas, recetas estúpidas que se toman, y del infarto que sienten de solo imaginarse madres…No sé si algún día me sentiré preparada, pero movio mi corazón, en no querer un niño retraído detrás de los libros, preguntandose si lo querían… Sole, sos sentimiento…

  12. yuré dice:

    Magistral uso del diálogo para abarcar un tema tan complejo. Me parece que dejarías mordiendo el polvo a cualquier dramaturgo que se te enfrentara en un duelo de libretos.

    ((((Recordada Sole:
    Disculpa el descortés, pero involuntario atraso en contestar a tu correíto (que guardé entre los más preciados, como se hace con el autógrafo de un superhéroe, pues en este caso es un “post” tuyo sólo para mí). Hasta hoy no revisé mi cuenta de correos, situación de abandono que no me ocurre con tu blog, el cual visito y leo a diario aunque a veces no comente pues temo te des cuenta, por mis flojos, pero sinceros “comments”, cuán tonto soy y de golpe no me quieras más como amigo virtual. Sobre el puente invisible te estiro mis brazos, te beso en la frente y te traiciono con cosquillas. Ahora puedes tirarme por la baranda))))

  13. Bandidocr dice:

    Excelente Sole..!! Realmente una obra de arte…sugiero agregarle al tata hijueputa que echa a la carajillla de la casa cuando llega con una panza y el escarnio publico que la hace pasar…(como si haberse enrolado con semejante ejemplar no fuera suficiente…) Estoy con Oscar, tal vez la decencia y la valentía no se vea mucho por ahí pero que hay algunos que nos sonrojamos con el actuar de nuestros cogeneres, los hay…..

  14. Solentiname dice:

    Ila: Te doy toda la razón y lo tomaré en cuenta.

    Flo: Yo creo que es un revoltijo de muchos diálogos y temores que me he y le he escuchado a muchas.

    Ana Lu: Bienvenida! Yo también creo que es muy complejo. Y aunque en lo personal no apoyo el aborto, creo que tampoco puedo juzgar a las que optan por esa avenida.

    Medea: Esa frase es cierta si se refieren a la decisión de usar anticoncepción, desde mi óptica. Aun tengo mis dudas de si la decisión que afecta a otro ser es solo mía.

    Mi queridísimo Yuré: te hemos extrañado tanto y de tantas maneras por estas alamedas que he hecho la danza de la alegría y me han caído chaparrones de sonrisas con la respuesta a mi petit correito. 🙂

    Bandido: Esa sería la segunda parte. Ya, con el bebé, contra el mundo. Ahora, acordate que en la historia, ella no sabe si está o no embarazada.

Y vos, ¿qué pensás?